miércoles, abril 25, 2007

Los brazales de cuero (2): Pero qué cosa más macarra.

Una vez abandonadas (por ahora) las fatuas esperanzas de endurecer cuero, me voy a centrar en el trabajo con cuero normal. Pero vamos, como el cuero es de 2'5mm de espesor, es bastante durito de por si.

Veamos... los brazales son la pieza de armadura que cubre el antebrazo. Curiosamente, es una pieza muy habitual de ver suelta, sin más protecciones en el brazo. Esto es así por varios motivos:

- El antebrazo se usa con frecuencia para deflectar o parar el arma del contrario, y lo que pretendes es evitar el golpe de su espada, no sueles tener mucho interés en que te cercene el brazo.

- Los arqueros tienen muy claro que llevar expuesta la muy sensible cara interna del antebrazo que sostiene el arco no es una buena idea, sobre todo si disparas con prisas. ¡Ay!

- Queda de lo más chulo e intimida al enemigo.

Los brazales de cuero son básicamente un tubo que va de la muñeca al codo, y, a ser posible, resistente. ¿Sabéis las muñequeras de los heavys de los 80? Pues los brazales son lo que esas muñequeras querían ser cuando fueran mayores.

El patrón básico para unos brazales es un trapecio. La base más pequeña sería el diámetro de tu muñeca, y la base mayor, el diámetro de tu antebrazo justo antes del codo. ¡Ojo! el diámetro máximo se obtiene con el brazo completamente flexionado. Y la altura, por fin, sería la distancia entre la muñeca y el codo (con el brazo flexionado, y medido por la cara interna. Y quítale unos centímetros, que si no luego cuesta doblar el brazo)

Por supuesto, el diseño se puede complicar tanto como quieras. Es muy normal que el brazal se alargue por fuera protegiendo el codo. Yo me decidí por un diseño terminado en pico.

Para este tipo de brazal, el patrón no es más que un pentágono ligeramente irregular.

Si amplías la foto, verás las tiras que preparé como refuerzo y decoración del brazal. Estas tiras irán cosidas por encima, y os aseguro que le dan una rigidez extraordinaria.

Para cortar cuero de este grosor, yo utilizo unas tijeras de cortar chapa; me apaño con ellas mejor que con un cutter, y tengo menos posibilidades de rebanarme un dedo.

En mi incansable ansia por encontrar nuevas formas de estropear lo que estoy haciendo enfrentarme a nuevos desafíos, se me ocurrió decorarlo con un pirograbador. Afortunadamente, antes de hacerlo pedí consejo a gente que sabe más que yo, y me convencí de que lo suyo iba a ser repujar el cuero.

Efectivamente, no he repujado cuero en mi vida. ¿Y? Siempre hay una primera vez, ¿no?

Para repujar cuero, me hice con unos cuantos buriles para trabajar estaño que andaban por casa de mi madre. Los más prácticos han sido los de punta esférica y los que tienen forma de paleta, lo cierto es que sólo con el de paleta más grande lo podría haber hecho todo.

Tras varios experimentos, con diferentes grados de éxito, me di cuenta de que no era capaz de trabajar un cuero tan gordo desde atrás con un mínimo de eficacia, y que lo mejor iba a ser trabajar sólo la parte delantera del cuero.

Si véis la foto, eso se corresponde a la esquemática cabeza de dragón de abajo a la derecha.

Para hacer este tipo de repujado, lo primero es dibujar con lápiz sobre el cuero lo que vas a realizar. Luego hay que mojar el cuero, que, con este grosor, significa sumergirlo en agua un buen rato.

Lo siguiente es trazar el contorno del dibujo con un buril de punta esférica. Después, vas apretando el cuero de alrededor con el buril de paleta, cuya punta te sirve también para perfilar el dibujo.

En la foto podéis ver el resultado sobre uno de los brazales, así como los buriles utilizados para hacerlo.

Sí, es una macarrada de dragoncito. ¿Algún problema?

Después de repujar el dragoncito, para hacerlo más visible le di una pasada a todo el cuero con betún de judea, que le da un aspecto de lo más aparente. Acto seguido, frotas un poco el sobrerelieve con alcohol, y los bordes quedarán resaltados. Una alternativa sería aplicar el betún de judea con un pincel de forma que no pinte el relieve, pero creo que le daría un aspecto más artificial al invento.

Ya que estás con el betún de judea, aprovechas y se lo pasas a los cantos del cuero, y así quedan oscuros en lugar de llamativamente claros. Y a coser los refuerzos.

Suelta ahora mismo la caja de la costura de la abuela. No, no es lo mismo que coser una falda; y, desde luego, no se hace con las mismas herramientas. (A menos que tu abuela considerara la solidez a prueba de metal fundido como el principal atributo de sus faldas, claro)

Lo primero que te hace falta es saber por dónde vas a coser. Para eso, existe una herramienta de madera llamada reglador, que te permite marcar el cuero a una distancia uniforme del borde del mismo. En un alarde de despilfarro inédito en mi, me dió por comprarla, pero no es nada que no puedas fabricar tu mismo con un trozo de madera y una sierra.

Pasas el reglador por el borde del cuero que vas a coser, y, acto seguido, pasas una ruleta para marcar las puntadas.

Que no, idiota, deja en paz al crupier del casino. La ruleta es algo así como una espuela, la pasas sobre la línea que has marcado con el reglador y te marca las puntadas a intervalos regulares.

Vaale, vale; ni el reglador ni la ruleta son imprescindibles para coser cuero, pero ¿a que son un farde?

Lo realmente imprescindible son un par de agujas gordas, hilo encerado, y una lezna con la que hacer los agujeros.

¿Cómo que no sabes lo que es una lezna? Una lezna es un punzón empleado para coser cuero. Puede tener o no un agujerito con el que pasar un bucle de hilo, y puede ser redonda o de "punta de espada".

Por motivos que ignoro, las redondas se usan en zapatería y las de punta de espada en guarnicionería. ¿Por qué? Ni idea, ¿acaso no te he dicho que lo ignoro?

La lezna se utiliza atravesando el cuero a coser de parte a parte, siguiendo la guía marcada previamente por la ruleta. Cuando usas la lezna de punta de espada, la cosa tiene su arte, como podéis ver en la ilustración (gracias, Messer). Los agujeros, que tienen forma de rombo, deben hacerse oblicuos a la línea de la costura para lograr la máxima resistencia.

Por cierto, un apunte sobre las leznas y otros trastos. El cuero no es, al fin y al cabo, más que piel. Así que, por definición, cualquier herramienta pensada para cortar, perforar o marcar cuero con facilidad es capaz de cortar, perforar o marcar TU piel con la misma facilidad. Y esto es especialmente aplicable a las leznas y a los cutters, que no sólo pueden, sino que están deseando activamente clavarse en tus carnes.

Porque, en este caso, el guarnicionero novato es el único animal que tropieza dos veces en la misma lezna. Taladras una puntada, y ahí está tu dedo índice esperando a recibir la lezna con cariño y con una gotita de sangre. Taladras la siguiente puntada, y otra vez. Y así... Ni que decir tiene, que ahora mismo tengo el dedo índice de la mano izquierda como si me hubieran clavado una banderilla. Peazo carnicería.

Sé lo que estáis pensando y no, no cometí ese fallo. No taladré las piezas por separado. Antes de empezar a taladrar, pegué los refuerzos al brazal, y taladré las dos piezas a la vez para que los agujeros coincidieran.

¡Y a coser! Debo reconocer que el cosido en este cuero duele, sobre todo hasta que le pierdes el miedo a clavar la lezna hasta el fondo.

De nuevo, se avanza con dos agujas a la vez. Esta vez, el hilo se va cruzando arriba y abajo: cuando un cabo avanza por arriba, el otro avanza por abajo, y se cruzan en el siguiente agujero.

Si no has cosido así en la vida, empieza por probar con un retalito, porque al principio no te das cuenta de que la aguja debe introducirse siempre por el mismo vértice del rombo taladrado si quieres que la costura quede uniforme.

Y el resto es simple. Taladras con un sacabocados para poder poner la correa que hará de cierre de los brazales, colocas la correa, te los pones...

...y descubres lo mucho que duelen los condenados. Vale, son muy bonitos, pero se clavan en la piel a cada movimiento, y va ser necesario domarlos antes de poder llevarlos unas cuantas horas seguidas con comodidad.

Y eso me recuerda que hay una sección que tengo un tanto abandonada, y que debería recuperar:


------------------------------------------------------------------------
Control de daños

Estado general de salud: terminando con una baja médica, aunque por motivos ajenos a la armería y más bien relacionados con las cegatas que se saltan los ceda el paso cuando tú te acercas con tu moto y con tu preferencia.

Dedos: 9,75. La falange que recibió las repetidas atenciones de la lezna parece un colador, y además me parece que se está infectando un pelín.

Cejas: 2
Otras lesiones de interés:
1.-
Palma de la mano derecha entumecida y ligeramente inflamada. Esto es de empujar la lezna.
2.- Falta de coordinación en los dedos. Esto se debe al esfuerzo de empujar y de tirar de la aguja cuando ella decía que no pasaba y yo que sí que lo hacía. Ha sido el precio a pagar por la victoria.
3.- Rasponazos y magulladuras en ambas muñecas. No tiene que ver con la fabricación de los brazales, sino con llevarlos puestos un par de horas para ir empezando a domarlos. Esto va a doler.
------------------------------------------------------------------------

14 comentarios:

SrVampiro dijo...

Que envidia me das jodio! Llevaba yo tiempo pensando en hacerme unos brazales, pero claro antes quiero acabar con el escudo, y sin tiempo ni dinero mal andamos U_U.

Sinceramente, te han quedado de fábula, de los más bonitos que he visto, por no decir el que más. Me tendré que hacer con unos, sobre todo para esgrima antigua, que no veas como duelen los golpes en los antebrazos...

Ferro Veritas dijo...

¿Cómo han quedado de duros con el refuerzo de las otras tiras? En realidad la pregunta debería ser. ¿Si te dan con una mano y media en un entrenamiento te quita el suficiente golpe?

(sigo acechando tu blog antes de poner mi cuero a remojar)

Axil dijo...

Joven Padawan: tu nivel de peloteo está alcanzando cotas nunca vistas. Muy bien, sigue así.

Aunque vale, está mal que yo lo diga, pero lo cierto es que me han quedado bastante bonitos, ¿verdad?

Sobre su uso para entrenamiento, te remito a la siguiente respuesta:

Segis: La respuesta a tu pregunta se me escapa,ya que, curiosamente, jamás he participado de un entrenamiento de esgrima. Lo estoy deseando, y pensaba pasarme ya mismo, pero mis magulladas costillas me advierten que aún debo dejar pasar una temporada antes de exponerlas a más golpes. Así que lo siguiente que voy a decir entra en la categoría de hipótesis.

Con los refuerzos, este cuero queda bastante más duro de lo que puedes soportar con comodidad sin llevar nada debajo, claro que ya era un cuero bastante rígido para empezar. Aunque no tenga la dureza necesaria para parar un arma afilada, sin duda puede amortiguar considerablemente el golpe de un arma negra, ya que prácticamente no flexa.

Para ser 100% funcional le haría falta un mínimo acolchado debajo, tal vez un gambesón ligero de manga larga o al menos un trapo alrededor del antebrazo. Incluso una sudadera de manga lo bastante larga para no entorpecer los movimientos.

Con ese acolchado, debería ser capaz de amortiguar una mano y media sin demasiados problemas, reduciendo las fracturas a moratones, y los moratones a caricias.

Musho cuidadín con las medidas, sobre todo para permitirte cerrar el brazo. A mi me ha quedado uno o dos centímetros demasiado largo, y se nota.

Miss Ingless cada dia están más flacas dijo...

¡HALAA! ¡COMO MOLAAAN! ¡ESTÁS HECHO UN ARTISTA!

SrVampiro dijo...

En realidad todo lo hago para ver si cae la breva y me envías un par de brazales... lelelele...

Yo mientras tanto sigo atascado con el escudo por falta de tiempo y de dinero... que mala es la vida del "estudiante"

Axil dijo...

¡Buen intento, pero no cuela!

SrVampiro dijo...

Oh U_U, había que intentarlo XD

Botax dijo...

Puestos a pedir....

¿Que tal un mono de cuero? Negro y con mi nombre en la espalda. Gracias

En serio, me descubro ante tu capacidad de "autoformación artesana"

Axil dijo...

Me haría falta acabar con media cabaña de vacuno de la provincia para hacerte un mono a ti, chiquitín.

Aunque me acabas de dar una idea. Mi chupa de cuero está en las mismísimas últimas; podría hacer un experimento con ella antes de tirarla definitivamente (¡snif!)

Botax dijo...

No te preocupes, tu pelas las vacas y yo me las como....

albertts dijo...

Hola.

Estoy aprendiendo de guarnicionero, por lo que el tema del cuero lo "domino" un poco, no mucho aun pero todo se ira andando. Escrivo porque encuentro muy acertado este post sobre los brazales de cuero.
Bueno la cuestio es que la forma de escrivirlo me ha echo reirme un buen rato por lo cercano y me gustaria responder una duda.

Las leznas de zapatero "redondas" se usan en zapateria por que las suelas de cuero son muy gruesas i necesitas perforar mas que cortar, ademas al hacer el agujero redondo la costura no se "hunde" en el cuero... pa' entendernos, las puntadas con lezna de zapatero quedan como una grapa sin usar, cuadrada, con esquina. las puntadas con lezna de guarnicionero "o de espada, i que afinadas creedme cortan como ellas" quedan como una grapa usada que queda plana... espero averme esplicado aun que solo sea un poco.
AH!, para las agujas de guarnicionero... ay como unos dedales pero ni se como se usan ecsactamente, es mas facil cojer dos retales de cuero y usarlos para empujar las agujas, asi las manos quedan un poco mas asalvo.
espero averos ayudado en algo.
cualquier cosa en que os pueda ayudar en mi correo "el nombre qu epongo en el mensaje mas hotmail."

Axil dijo...

¡Muchas gracias por la información!

Curioso lo que indicas de la diferencia en la costura según la forma del agujero... una analogía excelente la de las grapas, me ha quedado clarísimo.

Anónimo dijo...

Saludos!
Sigo desde hace un tiempo tu pagina e incluso llegue ha hacerme mi propia vaina para espada gracias a ti.

Ahora me propongo empezar con la armadura, mas concretamente por los brazales. El caso es que el señor de la tienda me ofrece "Vaquetilla" de 3mm cuando le pido cuero de 2,5.
Es rosa, no se parece al que tu usas y me pide 27E/kilo.

¿Me vale eso?¿Me ilustrarias?¿Alguna pagina donde no vendan cuero a precios razonables?

Axil dijo...

Por el grosor, un poco más o un poco menos te va a dar lo mismo. Pero... ¿rosa? ¿seguro?

Aparte de todo, es un color difícil de vender, me extraña... ¿no te estarán intentando colar piel sintética?

Del precio, poco puedo decirte; siempre los he visto por pie cuadrado, no por peso. Un buen precio para la vaquetilla sería 4 o 5 euros el pie cuadrado.

Si ves el blog, verás que a la derecha hay un enlace que pone "dónde conseguir material". Entra ahí, y busca las dos tiendas de Asturias, que venden por internet y son conocidas por su buen servicio.