domingo, septiembre 04, 2016

De puntas de lanza, subcontratas y atrezzos

Quien haya leído más entradas de este blog se habrá dado cuenta de que no todas las piezas que hago son completamente funcionales. Bueno, o sí, pero sólo si eres un cruce entre Conan y Hulk, porque suelo hacer piezas sólidas; tan, tan, tan grandes y sólidas que acaban pesando una burrada y siendo un poco inmanejables.

Pues hoy vamos a cambiar de estilo. Y, aunque la pieza en cuestión va a seguir siendo poco funcional, en esta ocasión va a ser por ligera: una punta de lanza más apropiada para un desfile (o como remate para el asta de un gonfalón) que apta para una batalla.

- Oiga, pero ¿usted no estaba de descanso medieval y con el blog medio abandonado?

- Exacto. Por eso mismo esta entrada no es mía, sino de mi buen amigo Dark, aunque no esté escrita en Norseponiés, como hubieran mandado los cánones. Pero tranquilos: como Dark no es exactamente del mismo centro de Valladolid, seguirá teniendo un acento exótico, al menos para los españoles. (¿Qué demonios será un barbijo?)

Así que al lío:




Vamos, que uno va a ferias medievales ¿Y de qué hace el recreacionista incipiente? ¡De caballero!

Pues bien, ya me dirás cuál es el arma principal ¿Qué me dices? ¿Que la espada? ¡Mal!
El arma principal es la lanza, joer. Bueno, vale, te entiendo, pero sí, es la lanza, así que a por ello.

Esta lanza que haremos será para apariencias, no servirá para simular combate o demostraciones, pero, saldrá muy bien en fotos, se verá bien, y cuando cargas con todo el arnés, es un poste donde descanzar parte de tu peso.

Ahora ponemos la música de bricomanía y repasamos lo necesario.

- Un trozo de chapa.  Personalmente usé del 16 que es lo que tenía botado por ahí, pero puede ser más grueso (no recomiendo más fino)

- Una radial (con su disco de corte y sus discos de lija)

- Algo que oficie de yunque (en mi caso, un trozo de viga de acero)

- Un buen martillo brutaco

- Equipo de seguridad (gafas, guantes, barbijo y esas cosas)

- Opcional: una caladora electrica con sierra para metal.



1. Comenzando con el patrón.


Este lo hacen a gusto en papel, cartulina, plastico, chapa... bueno, eso último no, ese sería el paso 2.

No tiene misterio y los lectores zagaces verán el patrón y se imaginarán el proceso.





2. Cortar chapa

Los avispados notarán que ese "cuello" desapareció entre lo que será el encabe y la punta de la lanza en sí.

Yo corté casi todo con la caladora electrica, con leves intervenciones de radial. Si gustan, con  un disco de lija ya pueden ir matando filos, sus dedos lo agradeceran (Extra: ¿A que adivinan, pues, qué no hice yo?)




3. Empezar a curvar

Desgraciadamente, no tomé fotos del proceso, así que nos apañaremos con diagramas. ¿Que por qué no hay fotos? Porque realmente, entre que cortas el asunto y lo mueles a martillazos, no llegan a pasar 20 minutos, y no te paras a tomar fotos porque andas con la rabia roja dandole tortura sobre el yunque.

Peeeeero, comenzaremos colocando la punta de lanza sobre  uno de los bordes del yunque, de este modo.


En la figura mostrada, el área gris es el yunque, y podemos apreciar como apoyaremos nuestra futura punta de lanza, y marcado en rojo, donde comenzaremos a golpear con el martillo.

Es importante ir haciendo esto en ambos lados de la lengüeta alternadamente, o luego habrás curvado bien una mitad, y no tendrás cómo apoyar comodamente el proyecto para comenzar a curvar el otro lado.




4. Seguir curvando

Esto tiene forma de C, y toca ponerse brutos.  Lo apoyamos como una C en el yunque y le damos mamporrazos verticales para ir cerrándola.  A medida que se cierra, vamos girando y le pegamos donde haga falta para ir dandole una hermosa forma casi cónica




5. Cerrando

A medida que vamos dandole la forma, debemos ir probando con el palo que usaremos de asta, hasta que la base del cono calce bien, sin ser excesivamente holgados.

Si tienen suerte, les queda bien a la primera tal como cortaron y van al paso siguiente.  Si tuvieron mala suerte, se quedaron cortos y vuelven al paso 1 (que esto es como un Elige tu propia aventura).

Ahora, si fueron precavidos como yo, les va a sobrar hierraco. ¿Cómo se soluciona? Superponen material hasta donde puedan y cortan con la radial por el centro. ¡Ahora pueden seguir dandole a la chapa hasta que cierre lo necesario.

6. Pulir

Ahora no queda más que pulir el asunto.  Si usaron chapa de 1,6mm como yo, conviene no hacer más que esto, si usaron chapa más gruesa, pueden, con lija en la radial, darle algo de geometría a la hoja, pero queda en ustedes.



7. Encabando

No queda más que ponerla sobre el asta.  Yo le "saqué punta" al extremo con una navaja para que calce mejor, y pasé de ponerle un remache o tarugo de sujeción.  Esto último es que, como dije al comienzo, la lanza no será para combate, y es fácilmente desmontable para transporte (especialmente en transporte público).

Ya tienen su primera punta de lanza, y que les venga bien.




Nota del editor: Dark ¿desmontar las armas para ir en transporte público? ¡Te estás ablandando!



lunes, mayo 23, 2016

Diecérrimo aniversario

¿Es ese absurdo título un vil plagio parafraseado homenaje a mis admirados Les Luthiers?


¡Pues por supuesto que sí! ¡Parece mentira que lo preguntes a estas alturas!

El caso es que, a lo tonto a lo tonto, este blog cumple nada menos que diez añitos, diez. ¡Carallu, cómo pasa el tiempo! Casi parece ayer el día en que escribí la primera entrada, tan despistado con las herramientas de Blogger que, en lugar de poner el título donde va el título, puse la primera línea con letra más gorda.

Buscando por el blog, y como otra clara señal de que lo tengo a medio abandonar, he visto que las antes puntuales entradas de aniversario se detuvieron en 2012, con el sexto aniversario; pero claro, una década hay que señalarla, que no es moco de pavo. Que, si fuera un niño, estaría en quinto de primaria, oiga. Así que empecemos con algunas tradiciones, como ver cuánta gente sigue visitando un blog en estado de semi-ruina. Que en su momento superaba las 8.000 visitas al mes, y eso era algo realmente notable.


Esteee... Sí, exacto, era. La cosa ha caído en picado, y ahora apenas se rozan las 3.000. Aunque, todo se ha dicho, yo diría que la página de sitemeter, que es la que yo siempre he usado para estas estadísticas, parece haber tenido algunas toses y algunos cambios de criterio en sus métricas. Pero vamos, que la decadencia desde aquellos máximos de 2012-13 es innegable:



Pero ¿y por qué siguen llegando visitas al blog? ¿Qué oscuras intenciones albergan? ¿Por qué visitan un blog de escasísima actualización? En definitiva ¿¿Qué están buscando estos locos?? Recuperemos el...


Consultorio de Axil para las visitas perdidas (vi)
--------------------------------------------------------------
Espacio dedicado a glosar algunas de las búsquedas más pintorescas que llevan al visitante a pasarse por alguna página de mi blog. Para su completa satisfacción, absoluto asombro, o espantada huída en busca de páginas más adecuadas a sus intenciones. Y no, no vamos a hablar de las búsquedas tipo "El blindado personal", "tienda curtidos Asturias", o "Cómo hacer cota de malla". No, vamos directamente a las búsquedas sórdidas...


www.fuck-paid-share-buttons.xyz. En la posición número 20 de búsquedas que en los últimos tres años han acabado en mi blog. Os juro que no tengo ni idea de qué están hablando: cuando alguna vez he hecho algún trabajo cobrando, ha sido siempre en euros contantes y sonantes; o, como mucho, algún trueque absolutamente casto. No tengo nada que ver con ningún "fuck-paid" de ningún tipo.

20 minutos para ponerse la cota de malla. Un consejo: busca una cota un poco más grande. O un gambesón un poco más fino. O pide auxilio, que vas a acabar con una luxación de hombro casi seguro.

Bufandas en cota de malla. Caballero, la protección es escasa, y las posibilidades de que el enemigo aproveche para estrangularle, elevadas. Y abrigar, lo que se dice abrigar, no abriga. Yo me lo replantearía, en serio.

Chicas de Córdoba ligeras de ropa y guarrillas. Pues lo siento mucho (¡en serio que lo siento!) pero de eso no tengo. En cualquier caso ¿no es decepcionante que internet, con esos términos de búsqueda, acabe llevando precisamente a este blog, y no a... otro tipo de páginas?

Lovecraft the tachuela. ¿Mande? Hombre, en las fotos que he visto, H.P. no parecía muy alto, pero ¿the tachuela? ¿En serio?

Mira cómo me has dejado la minga. Las jotas. Esto tiene que ser cosa de las jotas. Si ya sabía yo que esto de la música regional no iba a llevar a nada bueno. ¡Malditos mañicos!

Por qué me atrae tanto el cuero. Estimado/a fetichista: no se me haga usted el inocente. Usted no ha venido a este blog porque quiera trabajar cuero, sino porque quiere trabajarse a alguien. No sé si en cueros, o con mucho cuero.

¿Qué es más grande, el yunque o el martillo? Hombre, todo se puede combinar, pero esa parte en la que golpeas con un mallo de cuatro kilos una bigornia de joyero de apenas medio kilo, como que puede cabrear un poco al joyero.

Si vas a hacerte la dura, que seas yunque donde se forje mi hierro ardiente. No sé si felicitarte por tu magnífica frase para ligar, o descojonarme de ti por tu patética frase para ligar. No, en serio ¿eso ha funcionado alguna vez? Por favor, que algún lector soltero y sin miedo al ridículo lo pruebe y nos ponga al tanto del resultado.
--------------------------------------------------------------

Y aparte de estas visitas residuales ¿qué más se puede decir de esta década? Lo que empezó como un proyecto semi-cosplayero de hacerme algunas piezas de armadura que poder lucir en las estanterías de casa se ha convertido en todo un mundo de artesanías medievaloides, aunque últimamente sea algo que tengo bastante abandonado. Algo que el lector habitual sin duda ha notado: hace años que van disminuyendo las entradas sobre armadureo, y apenas se mantienen las entradas sobre eventos de recreación. Que, por cierto...

Con un somero repaso al blog, en estos diez años he estado en un total de 37 eventos de recreación. Algo así como tres y cuarto de media al año. Y, de esos 37 eventos, ha llovido en 14. Alrededor del 38% de los eventos pasados por agua. Vamos a ver si nos ponemos en contexto:

 

Sí, la probabilidad de que llueva en un evento de recreación es la misma de que llueva un día cualquiera en Donosti, la capital de provincia con más precipitaciones de toda España, donde la gente se refugia aterrorizada en los sótanos cuando ven una esfera ardiente en el cielo. Y luego ignoráis mi astuto modelo de negocio: ofrecernos a los ayuntamientos aquejados por la sequía para montar eventos de recreación en los alrededores de sus campos de cultivo. Estadísiticamente, somos un riesgo hidroclimático en absoluto desdeñable.

Aunque esto de contar eventos en el blog, si no has estado allí, lo cierto es que es un tostón para el lector. Y la verdad es que hasta yo les estoy perdiendo el gusto. No sé si es que me estoy haciendo viejo, si es que se han convertido en rutina, o si es que finalmente me están afectando los legendarios malos rollos del mundillo; pero creo que esta temporada voy a tomarme un descanso y pasar de eventos. Que según estaba empezando a ver fechas y cuadrarlas en el calendario, me di cuenta de que, en realidad, más que sentirme ansioso por ir a los eventos, me los estaba tomando como una especie de obligación. Y así no mola, va a ser mejor hacer una pausa y coger un poco de perspectiva.

Lo que sí que me toca, es hacer un poco de limpieza en el blog y liquidar los enlaces obsoletos que tengo por ahí al lado. Para cuando leas esto, supongo que la mitad de lectores de feeds habrán estado dando la lata con imaginarias actualizaciones debido a que habré estado guardando el resultado de varias limpias, y eso, en blogger, ocurre directamente en producción. Voy a respetar las páginas y blogs personales aunque lleven tiempo sin actualización, y eliminaré las páginas desaparecidas. En cualquier caso, que nadie se alarme porque hayan desaparecido algunas páginas de tutoriales: no estamos en 2006, es relativamente fácil encontrar tutoriales en internet, y Youtube está plagado de casi todo lo que se te ocurra.

Poco más por el momento. Seguiremos actualizando, pero sin prisas, que tampoco es que tenga mucho tiempo para artesanías. Aunque alguien que yo me sé, y que espero que lea esto, me tenía que hacer llegar cierta hoja de cuchillo con ciertos acoples de bronce, que esa pieza sí que me hace ilusión terminarla. Así que, con calma. Relax...