miércoles, febrero 29, 2012

Educando a las nuevas generaciones

Estaba yo un día tan tranquilo en el trabajo, cuando se me acercó una compañera y me preguntó con decisión:

- Oye, me han dicho que tú eres aficionado al medievo y esas cosas ¿no?

...

...

Eso no podía ser la antesala de nada bueno. Y no porque en el trabajo fueran a darse cuenta de que yo era un friki irredento (ese barco zarpó hace tiempo), sino porque además mi compañera tenía ese brillo en los ojos que sólo tienen los que vienen a meterte en algún tipo de embolao.

- Esteeeeee... ¿sí? -respondí yo, mientras miraba nerviosamente de reojo los retales de malla de debajo del monitor, y las fotos de Peracense y Santes Creus que tengo pegadas al armario en que se había apoyado mi compañera.

- Verás, es que resulta que en el cole de mi hijo están viendo cosas del medievo, y me preguntaba si podrías ir y enseñarles algo de lo hacéis para que vean como...

...Total, que para cuando quise darme cuenta, me había liado para ir a hacer un "vestir al caballero" para la clase de su niño de cinco años

(¿He dicho ya que no tengo ni la más repajolera idea de cómo tratar a un niño pequeño? A mí que me los traigan cuando empiecen a tener problemas con la trigonometría, antes de eso son terra ignota)

Así que lo preparamos todo para ir a hacer el chou un viernes después de trabajar.

Creo que fue el jueves cuando me dijo que al final no iba a ser para la clase de su niño, sino para las tres clases de cinco años, en una especie de salón de actos. Como 60 niños enfrente, y yo con estos pelos. Bueno, sin estos pelos, más bien.

(¿Y he comentado que, a pesar de no saber tratarlos, y de, por lo general, pasar olímpicamente de ellos, los críos parecen adorarme, por algún motivo que no termino de comprender?)

Así que preparé algo del equipo recién llegado de Teruel, y me dispuse a acudir a la cita; no sin antes pasar a mi compi un par de vídeos para que se empollara bien el asunto y llevara ella la voz cantante.

(No sé por qué, pero tienden a pasar de los adultos que les hacen carantoñas, y se dedican a treparme -literalmente- encima, mientras yo les ignoro. Las crías de humano son muy raras)

Y lo cierto es que se lo empolló muy requetebién; y lo explicó divinamente, mientras yo mantenía una sonrisa absolutamente aterrorizada.


Los niños se lo pasaron estupendamente trasteando con la malla y fliparon con lo que pesaba...


...aunque tal vez no tanto como mi compañera y la seño cuando me ayudaron a ponérmela.

Una vez vestido, les conté mi historia como parte de la milicia concejil de Magerit, camino de las Navas.

Dominado por un pánico cerval, me había repasado la historia de la batalla para poder responder con soltura a las posibles preguntas al respecto. Me sabía nombres y apodos, fechas y cifras, participantes y motivaciones, antecedentes y consecuencias, todo tipo de chascarrillos... Por supuesto, las preguntas fueron absolutamente imprevistas y me dejaron completamente descolocado.



Afortunadamente, a esa edad son fáciles de distraer: mientras improvisas dominado por el terror, mueves una espada a un lado y a otro; y lo único que ves son unos ojos muy abiertos y unas bocas aún más abiertas siguiendo el movimiento de la hoja. Sospecho que ninguno hizo el más puñetero caso a la historia, pero que van a seguir viendo la espada en sueños por lo menos un par de semanas.


Y ahora me toca estar meses aguantando las coñas del resto de mis compañeros de trabajo...

...aunque, para qué nos vamos a engañar, alguno no pudo menos que preguntarme, y pedir lo que más de uno y más de dos estaba deseando hacer: echarle un tiento a los hierros.

Así estaba el Caballero del Aparcamiento:


No disimuléis: prácticamente todos los que estáis leyendo esto sabéis perfectamente cómo se siente uno la primera vez que empuña una espada. Y lo cierto es que todos sabemos que mi compañero, en ese momento, se sentía exactamente así:


En general, una experiencia de lo más curiosa. Un dato antropológico interesante: un desconocido de metro ochenta, forrado hasta arriba de hierro y lino, cargado de armas blancas, y con una marcada indiferencia por los cachorros de humano, sólo tiene que dejar un brazo colgando para que inmediatamente se aferren a su grasiento guante cinco o seis ejemplares de dicha especie con la más absoluta naturalidad. Alguno de ellos, incluso con una sonrisa de oreja a oreja y algún que otro moquillo verdoso colgando.

Y ante tamaña iniquidad ¿qué menos que dejar un nuevo recortable?

26 comentarios:

JESUS FIDELIS dijo...

Jajaja, me ha encantado.

Ismael dijo...

Jjaajajajajjaja, no queda mucho que decir, pero seguro que te la pasate de maravilla, no finjas.

Ramón de Luna Negra dijo...

Jajajaja, que lo cuentas aun con un tono que casi se lee el post como salido de los dientes apretados de la sonrisa nerviosa...
Aunque todo friki que va a hacer una muestra ante niños siempre queda uno con una satisfaccion rara como de sentir que ha soltado esporas (¿midiclorias?) sobre los infantes dejando al menos un protofriki nuevo; debiste llevar un par de espaditas y escudos de espumin, le habrias hecho entretenida la tarde a la maestra ;)

Me va a tocar algo semejante pasando la semana santa, ¿vuestra excelencia tendrá algun consejo?

¡Salud!

Espe dijo...

Lo que me he podido reír leyendo esto. Además me he sentido totalmente identificada, porque no sé qué tienen los cachorros humanos que a mí no me llaman especialmente, pero parece que yo a ellos sí... Me he acordado también de la primera vez que tuve que ayudar a alguien a ponerse una cota de malla; qué sudores, jaja.

JOU TOWERFAT dijo...

Qu experiencia sensei, seguro que hubieras preferido estar en el campo de batalla rodado de enemigos a estar sobre ese escenario, he? mi niña de 3 años muchas veces de repente salta y dice- '' vamos a luchar con la espada'' y sale corriendo a por las espadas de madera y nos tiramos un buen rato dándonos espadazos. Es adorable.

coalheart dijo...

Que sudores... al menos cuando me metieron en un fregado así me los dieron más talluditos y les puse la armadura a ellos!

Y no te lleves a engaño, alguno soñó con la cota de malla durante meses...

Principiante dijo...

Muy bien, asi me gusta, formando a las nuevas generaciones de recreacionistas.

Recreoanacronista dijo...

El mayor problema suele ser tener que lijar las marcas de los dedos de las superficies metálicas...pero algunos adultos son peores, que además lo dejan todo perdido de baba XD

En fin, que muy bien por traumatizar otra generación más ;)

MIKO-LYNN dijo...

Oye, genial!
Por cierto, bolos en Barcelona hacéis?
Porqué ya se me ocurre que pal año que viene (y siguientes) en el cole de mi hijo podríais ir y... bueno, dejar que los niños "se acerquen a vos"... ;)

De Velasco dijo...

hay majo has caido en una espiral de la que resulta muuuy dificil escapar!!!

Ferro dijo...

Hola, increíble lo fácil que resulta liarse cuando alguien te hace un poco la rosca con el mundillo, lo se en carne propia. Con los críos, no hay nada que hacer, son como son. Recuerda lo que hacías de pequeño y veras.

Axil dijo...

Ramón: no pierdas el contacto ocular, e intenta que no se den cuenta de que tienes miedo ¡pueden olerlo!

Miko-Lynn: si de verdad quieres montar algo por Barcelona, avísame, que en un momento te pongo en contacto con bastante gente como para montarte la batalla de Las Navas en mitad de la Diagonal.

Quinto de Bocángel dijo...

La mesnada barcelonesa se encuentra presta a hacer el ridí.., estoo la demostración que sea menester.
Algunos ya perdimos la verguenza saliendo en calzón ante un teatro repleto de cuarentonas, que también tiene lo suyo..
Por cierto, una pinta impresionante caballero!

Mariano Miguel dijo...

¡Qué experiencia gratificante debe ser! "Esas crías de humano" jajajajaj Saludos Axil y felicitaciones por educar a la turba de infantes.

¡Salve!

Botax dijo...

Pues yo recuerdo a uno al que la novia de un "amigo" le convencio para ir disfrazado de PApa Noel a una clase de niños menore 3 años...HAW HAW HAW . Esos niños quedaron marcados para siempre

Yllart Martinez dijo...

Qué bueno Axil!
Yo también he hecho algo así, pero eran mayorcitos. Con niños tan pequeños seguro que sólo vieron una espada y un casco mientras de tu boca salía Blah, blah, casco, blah, blah, espada...

Sipiky dijo...

Animo!! Nosotros nos enfrentamos a 2400 niños en ExpoJove, tocandolo todo; tres dias pasando lija y Ballistol!

Ruderig dijo...

jajajaj a mi me pasa igual con los niños, no se que decirles, ni que hacerles, nisiquiera me gustan... en general intento evitarlos

The Great and Powerful Dark dijo...

Pues es curioso que los crios nos adoren a tos nós, ¿eh?

Yo aquí ando con sequía de eventos y pronto se hará un año de que no calzo el equipo medieval (y fué para una fiesta de cumpleaños donde la cosa iba de ir disfrazados), lo que mata bastante mis ánimos armeros.

De momento esto es todo lo que terminé de lo que tengo empezado:

http://fc03.deviantart.net/fs70/i/2012/071/4/b/saex__s_scabbard_by_dark_pup-d4sj7e9.jpg

Axil dijo...

"The Great and Powerful Dark"... así me gusta, ante todo humilde.

El sax te quedó de lo más majo, ese puño le da un no sé qué de esto-está-pensado-para-usarse que asusta bastante.

La vaina es más bien... un poco como si... tal vez sea un pelín... ¿Has pensado en forrarla entera de piel?

The Great and Powerful Dark dijo...

Humildad ante todo y siempre xD

El Saex, por supuesto que está hecho para usarse ¿Si no para que lo hago? :p

Y la verdad no xD no se me pasó por la cabeza forrarla en piel (más que nada porque no tengo piel ni dinero para dedicar a la compra de pien ni en el mediano plazo ^^U Al menos no para una vaina)

Axil dijo...

Pero tienes un sax... ¡siempre puedes cazarla!

Axil dijo...

Uhmmmm... eso tambien merecería la pena un dibujo.

The Great and Powerful Dark dijo...

A menos que lo que cace aquí sean pieles humanas, pero déjame que te diga que por más que la intentes curtir luego se vuelve quebradiza rápidamente... y no, no pienso explayarme con cómo y por qué se eso xD

Tía Paula dijo...

la cosa es así: los chicos están acostumbrados a ser el centro del universo. Cuando un adulto los ignora, como es tu caso, se convierte automáticamente en un imán absolutamente irresistible: ¿CÓMO ES QUE NO ME PRESTA ATENCIÓN?

Consejo: empezá a interactuar con los pequeños y huirán despavoridos, jejeje

Axil dijo...

Uhmmm... interesante sugerencia, pero estoy seguro de que me saldría el tiro por la culata. ¡Me treparían aún más niños por encima! ¡¡Pueden oler el miedo!!