lunes, mayo 15, 2017

Yunque pequeñajo: poniéndose al día. O al año.

- ¿Sí?
- Oye Axil, soy Sancho de Haro
- ¡Dime! ¿Qué te cuentas?
- Que estoy en un mercadillo y me ofrecen un yunque pequeño, de unos siete u ocho kilos, de los cuadrados sin cuernos, que deberían ser los históricamente correctos para el XII o el XIII. ¿Te interesa que te lo pille?
- ¡Compra! ¡COMPRA! ¡¡COMPRA!! En cuanto coincidamos, me lo das y te lo pago.

Esta conversación la tuvimos Sancho y yo hace... hace... ¿cuatro o cinco años; año más o menos? Y, efectivamente, poco después quedamos (¡y no de recreación, sino de pinchos por su tierra!) y me entregó esta preciosa y sólida antigüedad:


Así que ya sólo faltaba hacerle un pie, tal y como le hice en su momento a mi otro yunque.

- Bueno, pero si tiene el yunque desde hace varios años, el pie estará terminado hace siglos. ¿Cómo es que lo publica ahora?

- Sí, ya, pero es queeee... Bueno la cosa es... A ver, yo quería, pero es que hubo una invasión extraterrestre, y luego vino aquel invierno nuclear, las inundaciones de ácido, la plaga de monstruos devoradores del sol, el apocrilipsis ese de los euskozombis... Ya sabéis, si hasta hicieron una peli.


Y claro, con estas cosas uno se lía, el tiempo va pasando y pasando, uno lo va dejando... Hasta que por fin compré una traviesa con la que hacer el soporte (¡Sin creosota! ¡Cuidado con los tratamientos tóxicos en un montón de madera que vas a manosear y probablemente a prender fuego debajo de tu nariz!) y un puñado de tirafondos bien largos para montarlo todo.

Y, ni corto ni perezoso, me puse a... a... a dejarlo todo por ahí tirado un año o dos más.

¡Pero esos tiempos ya han pasado, y este fin de semana por fin he terminado el soporte! ¡Vale, empecé el pasado otoño, pero lo he terminado este fin de semana!

Y no es que haya muchos secretos respecto al otro que publiqué, así que seré breve.

La base es básicamente una columna de madera, lo más estable posible, con un hueco en el que encaje la espiga del yunque de forma que quede ajustada, pero que el yunque quede apoyado sobre su reborde, no haciendo cuña con la espiga (o romperá cualquier base, por sólida que sea, al segundo martillazo)

Lo de construirlo a partir de dos mitades simplifica enormemente el proceso de tallar el hueco para la espiga. A menos que seas realmente bueno con el taladro y el formón (que no es mi caso)


Recuerda: cuando uses un formón, gubia o similar, corta siempre hacia fuera, es decir, hacia donde no tienes una extremidad con delicadas arterias esperando frenar traumáticamente un formón volador.

Con un poco de escofina para terminar el trabajo, quedarán un par de ranuras simétricas estupendas


en las que encajará la espiga sin demasiadas holguras.


¿Ves ese círculo dibujado alrededor de la base del yunque? Pues es justito, justito, del tamaño de un aro de hierro forjado de 4mm de ancho que tenía por aquí tirado y que ayudará a que la madera no se abra cuando golpee sobre el yunque. Formón, sierra, serrucho, escofina... lo normal.





Este es un buen momento para fijarlo todo con tirafondos a placer (¡dejando las cabezas bien escondidas!) y, como vas a querer espacio para trabajar con piezas un poco retorcidas, rebajar la base como si le sacaras punta a un lápiz gigante. ¡Ah, y para ponerle patas para aumentar la estabilidad!


Y la pregunta es... ¿Le lijo la superficie al yunque, o no le lijo la superficie al yunque?


Uhmmmm... No sé si a lo mejor tenía que haber sido un pelo más alta.

9 comentarios:

Ismael dijo...

¡Pero que chulada!, eso cosa podría hasta ser medieval sin problemas, envidia.

Y sí, pulelo, a al menos sacale las irregularidades grandes con radial y lo aplastas bien con un martillo grande como si fuera un remachote hasta dejar una superficie razonablemente lisa, suficiente para hacer trabajos finos, incluso endurecerá bastante, la capa dura que ya tiene seguramente te la llevarás con el desbaste. No creo que sea de acero tan duro como para que esto no sea posible....¿o sí?

Amo del castillo dijo...

No sabe lo que me alegra saberle vivo y coleando, Sr. Axil. Se prodiga vuecé menos que los premios de la primitiva, carajo. Por cierto que, si mal no recuerdo, en el códice Manesse se ve un yunque muy parecido a ese aunque de mayor tamaño. Le irá de perlas en sus movidas de probo ciudadano recreacionista.

No se venda tan caro, leches, y escriba más a menudo.

Un saludo

Sancho de Haro dijo...

Buenooooo !!! ... Qué bonito te ha quedado con esa peana !!! ... Que elegante vas ha estar Axil cuando te pongas al lado ... Jejeje

No es por nada ... Pero el yunque aunque modesto ... Es muy elegante ...

Estoy deseando verlo de cerca ...
Prometo no sacarle ningún defecto ...

dani dijo...

Buenooooooooo todos los días entrando para ver si había algo nuevo y por fin. Muchas gracias, a usted y su blog le tengo mucho que agradecer.
Si que ha quedado bonito y parece muy funcional.

Dark the VampyrWülf dijo...

Mira, todo depende de ¿Lo usarás y/o llevarás eventualmente a una feria?

Si no, casi que se puede dejar así como antigüedad.

Pero, si vas a usarlo lo ideal es que la superficie no sea irregular y porosa como se ve con esa... ¿pátina o ya es patinazo? Además que me figuro que las gentes de l medioevo mantenían sus yunques en buen estado, en la medida de lo posible ;)

Axil dijo...

¡Comentarios en el blog! ¡Guau, qué recuerdos!

Dani, Amo del castillo: en realidad, el blog está, básicamente, muerto. El formato "blog de armadureo aprovechando para contar chorradas" ha sido sustituido por cienes de tutoriales de youtube mucho mejores que cualquier cosa que yo pueda hacer; y mi canal de liberación de chorradas ha pasado a Facebook (si son ustedes usuarios, tienen en el blog, arriba a la derecha, un enlace a mi página) Garantizo, eso sí, chorradas de calidad. Ínfima.

Dani: ¡por favor, búscate un agregador de RSS para no estar entrando cada día en diferentes páginas a ver si hay actualizaciones! Yo utilizao Feedly, pero hay docenas por ahí.

Ismael, Dark: el maestro Germán Azote ha amenazado con usarme para hacer pruebas de corte de sus cuchillos si me atrevo a hacerle modificaciones a un yunque antiguo; y ha señalado que, para un evento (que es donde lo usaría, porque entre el tamaño y la falta de cuernos y huecos es muy poco versátil para trabajo real), lo cierto es que tampoco hace falta un yunque pulido para dejar una pieza perfecta. ¡Como si yo pudiera dejar una pieza bien acabada, por muy bueno que sea el yunque! Pero bueno, creo que le haré caso y, al menos por ahora, lo dejaré como está.

Sancho: lo cierto es que no sé cuándo lo sacaré de paseo. A Bulbuente iré con malla remachada; y no tengo agendado ningún otro evento este año (¡me da pereeeeza!)

Dark the VampyrWülf dijo...

Jajajaja, vale, vale.

En todo caso hará una buena pieza central de adorno en la sala ¡Que no se diga!

dani dijo...

Gracias por la recomendación. Ya te he pedido amistad en facebook. Alguna vez he intentado usar un avisador de esos pero no he sido capaz de que me funcionara.

Ramón García dijo...

Aaaah, nostalgia :) que cosa mas guapa tiene por ahí maese Axil, Ismael lleva razón sobre lo conveniente de martillarlo para endurecerlo, los yunques viejos a veces dan sorpresas y pierden pedacitos de la orilla sin previo aviso, una pulida quizas enseñe si tiene alguna cuarteadura disimulada por esa bella pátina que tiene

¡Salud!