miércoles, julio 02, 2014

El escudo redondo: porque los niños de campamento de verano pueden ser criaturas peligrosas.

Estábamos una tarde tranquilamente tirados en el sofá, cuando G. me dijo:

- Pues en el campamento de este verano, vamos a tener un día vikingo.

A lo que yo, distraídamente, respondí:

- ¿Y eso cómo va a ser?

- Pues me parece que va a consistir básicamente en que S. (que ya sabes que es licenciada en historia) se ponga de los nervios. Todo el mundo con disfraces con cascos con cuernos, y esas cosas.

- Vaya... pues llévate algo de material adecuado para la época, ya que lo tenemos por casa.

- ¿Y qué tenemos vikingo?

- Pueeees... ahora que lo dices, ni idea de esa época y cultura, la verdad. Las camisas interiores y el calzado no evolucionaron mucho, supongo... Va, déjalo. Te hago un escudo para que hagáis el bruto con él, y arreando.

Y así me embarqué en mi primer escudo redondo de tipo vikingo.


Lo primero era la madera. El típico escudo vikingo es redondo, sin curvar, y fabricado con varias tablas unidas entre sí canto con canto.



Pero para que nos vamos a engañar: yo no soy capaz de hacer algo así, y que quede medio sólido. Y si hay algo más bruto, destructivo, y salvaje que una recreación de una batalla vikinga, es un grupo de chavales (y monitores) en un campamento de verano. Este escudo tiene que ser más sólido que un yunque embutido en hormigón, o esa panda de cafres lo despedazará en diez minutos.

Así que mejor quedarse con la ya probada técnica del contrachapado cubierto de tela encolada. Dado que no hay que curvarlo, lo suyo es pillar directamente contrachapado de 1cm, pero por problemas logísticos, volví a pillar dos tableros de okumen de 5mm que me tocaba encolar.

Y sí, otra vez los compré demasiado grandes, y otra vez no me cabían en el coche. Afortunadamente, y por motivos que no vienen al caso, llevaba un serrucho en el coche, así que todo se resolvió en el mismo aparcamiento con apenas una nubecilla de serrín cabalgando en alas del viento.

El resto... un clavo, un cordón, un lápiz, y una sierra de calar.



Y, por supuesto, recortar un hueco para la mano, que quedará cubierto por un umbo que compré ya hecho (ya que los venden, y bastante sólidos ¿por qué liarme a martillazos tontamente con una chapa gruesa que no tiene ninguna intención de dejarse dar forma mansamente?)



Y, después de montones de entradas sobre la fabricación de escudos, supongo que no hay mucho más que explicar. Se pegan las capas de madera entre sí:



se lijan los bordes bien lisos...



...y se entela el conjunto. Ya he comentado que esto tiene que ser a prueba de bárbaros del norte chavales asilvestrados, así que nada de concesiones: seis capas de tela encolada por delante, para que sea capaz de aguantar el impacto directo de un obús; y una por detrás, por si acaso son capaces de atravesarlo, para que no salten astillas contra el portador. ¡Apocalipsis zombi, estamos preparados!


Voy a dejar el escudo sin cantear en cuero, más que nada para que los energúmenos chavales no puedan arrancarle las tachuelas y usarlas más tarde como arma. Y para que el borde entelado quede medio decente, ya sabéis que el truco está en que la tela encolada puede limarse.

Una particularidad de este tipo de escudo es que va agarrado, no embrazado. La muñeca va a ir pegada al borde del hueco del umbo, así que más vale que sea tan suave como sea posible. Para evitar cualquier arista afilada, lo primero es un buen lijado. Después. yo le hice un cerco de tela encolada que cubriera cualquier imperfección de las capas de tela interiores.


Y llega el momento de fabricarle el agarre. Jurovós que la forma general del agarre la saqué de una pieza histórica que, por algún motivo, ahora mismo no soy capaz de localizar en internet. El caso es que, simplificando bastante la pieza, la marcamos y cortamos en resistente madera de haya...


...y le rebajamos las aristas a golpe de escofina, además de ahuecar la zona que irá pegada al umbo, por aquello de dejar más espacio para la mano. Asegúrate de no dejar esa parte del agarre completamente cilíndrica, es mejor que quede de sección ovalada. Un poco aplanado, por entendernos. Así, el portador del escudo tendrá más control sobre su orientación y será más difícil que se le gire sin control. 



Con tan solo un poco de papel de lija, cortado en tiras para que sea más sencillo manejarlo, tendremos un agarre redondeado. Mierd... no tengo fotos de este paso, y es lo único interesante de esta entrada. A ver, sujetas la pieza con una mordaza, para que no se mueva, agarras la tira de lija por los extremos, y la pasas por la pieza como... como... ¡como si fueras un limpiabotas lustrando un zapato! Vas tirando alternativamente de un lado y del otro, dejando que la flexibilidad de la tira de lija se encargue del redondeo.


El agarre, por supuesto, irá remachado, con remaches fabricados a partir de clavos gordos. Unos cuantos, que no queremos que esto se mueva. Así que taladramos, y, ya puestos en harina, taladramos también los agujeros en los que irá remachado el umbo. ¡Ojo! intenta que ninguno de los remaches del umbo esté en la zona en la que apoyará la muñeca!


Le das al agarre una buena capa de aceite de linaza para que dure para siempre, y ya sólo nos queda pintar y remachar todo el conjunto. Ya que te pones, es buena idea cortar los remaches a medida, incluso siguiendo el ángulo que hace la madera del agarre del escudo, por aquello de que luego queden unos remachados lo más uniformes que sea posible.



Y... ¡batallaaaaa!



Esta manía mía de hacer escudos indestructibles tiene una contrapartida: este escudo, de unos 70cm de diámetro, pesa 3,3kg, algo que al cabo de un rato de usarlo se va a notar, sobre todo siendo una tipología de escudo sin embrace ni tiracol. ¡Pero la fama cuesta! ¡Y aquí es donde vais a empezar a pagar! ¡Con sudor! ¡Y agujetas! ¡Y con...!

- Ya pasó, ya pasó. ¿Se ha tomado hoy su medicación? Cálmese, mire, hoy para comer tenemos un delicioso guiso de caracoles, ya verá qué ricos.

- ¡NOOOOOOO!

20 comentarios:

CAYO FULVIO LICINUS dijo...

Bienvenido al fascinante mundo de los escudos planos redondos con umbo y agarres especiales...saludos sensei.

Mariano Miguel L. dijo...

¡Qué buen trabajo Axil! Se notan los años de experiencia en el tema. ¡Salud!

Ferro dijo...

Me gusta. El proximo de titanio... ultra resistente y super liviano. aunque un poco caro!!!

Por cierto si vienes por valencia... estas invitado a un plato de caracoles con tomate y pimiento!!!

Dark dijo...

Anda, yo acercandome violentamente al SXIV y tu te me vas pa'l X

Me gusta el escudo, igual si vuelves ahacer otro, en vez de liarte con una cinta para suavizar esa área, a las 6 o 7 capas de tela frontales, les haces un corte como si fuese un asterisco y las metes por ahí y encolas en la parte de atrás, va de puta madre.

Y un canteado de cuero lo hace aún más indestructible ;) El que hice allá por 2008 (¡¡¡Cómo pasa el tiempo!!!) está en perfecto estado aún.

Axil dijo...

Ferro, a lo mejor te tomo la palabra, que no he vuelto a ver a mi amigo de la facultad deportado a Valencia desde el año que aproveché para visitaros a ti y a Germán Gregorio. Si encontramos el hueco a lo mejor nos da por el este.

Dark, miedito me da lo que dices del XIV. De ahí al BOTN sólo hay un paso: ser absurdamente bruto. Y en eso, creo que tú te caiste en la marmita de pequeño :-).

Lo del recorte de la tela en picos para el interior del umbo lo intenté, pero quedó un borde áspero, tipo sierra. ¿Tú lo encolas directamente contra la parte de atrás, o sólo contra el canto?

Dark dijo...

Visto que estoy en el curro, el escudo queda más o menos asi, pero nunca tuve rozamientos ni nada http://es.tinypic.com/r/r8i9za/8

Lo del BotN ¿Coal te comentó algo, no? xD

Axil dijo...

Ajá, entendido lo del escudo. Y no, Coal no me comentó nada, pero como te decía, reunes todos los ingredientes :-)

Dark dijo...

Ni que fuese taaaaan bruto yo :p

Dark dijo...

Si interesa, puse en mi blog algo a modo de tutorial de la cota de placas, aunque está en pérfido albionés http://darkponymod.tumblr.com/post/91098147594/tutorial-coat-of-plates

Axil dijo...

Chapa de 1,5mm por todo el cuerpo. A ti tampoco te gustan las piezas ligeras, no. ¿Cuánto pesa?

Dark dijo...

Ni idea a ciencia cierta, pero en las manos al levantarla ya noto que pesa menos que el lorigón de malla, lo cual ya es un cambio agradable

how To Make Armour dijo...

Very nice job, always with interesting articles!!! Someday you do not know how the ideas come out? The mind is a strange thing!!!

Muy buen trabajo, siempre con interesantes artículos! Algún día usted no sabe cómo las ideas salen? La mente es una cosa extraña!

Sorry for my Spanish translated with google transalte!

Keep it up! I love your articles.

how To Make Armour dijo...

Very nice job, always with interesting articles!!! Someday you do not know how the ideas come out? The mind is a strange thing!!!

Muy buen trabajo, siempre con interesantes artículos! Algún día usted no sabe cómo las ideas salen? La mente es una cosa extraña!

Sorry for my Spanish translated with google transalte!

Keep it up! I love your articles.

how To Make Armour dijo...

Very nice job, always with interesting articles!!! Someday you do not know how the ideas come out? The mind is a strange thing!!!

Muy buen trabajo, siempre con interesantes artículos! Algún día usted no sabe cómo las ideas salen? La mente es una cosa extraña!

Sorry for my Spanish translated with google transalte!

Keep it up! I love your articles.

Anónimo dijo...

http://www.sjolander.com/viking/plans/vikingship12.gif

Anónimo dijo...

(Sigue del anterior).-

Casi lo ha clavado ... le falta reforzar con chapa el borde en toda su circunferencia.

Imagínese lo que iba a durar sin refuerzo, al primer tajo de espada, ... no le digo ya nada de hacha.

Anónimo dijo...

La táctica vikinga era usar el escudo como protección tras la que se formaban líneas o círculos con lanzas contra los caballos, o se usaban como defensa ante las armas arrojadizas, (flechas, piedras, venablos, hachas de mano, tal vez lanza ...) al acercarse a líneas enemigas, pero no se usaban generalmente en el combate cuerpo a cuerpo: los de gran diámetro protegen, pero son muy pesados y poco maniobrables durante largo tiempo.

Además, teniendo en cuenta que la tabla más gruesa es de poco más que un centimetro, poco o nada puede contra un hachazo, no le parece?.

Supongo que debió existir una versión corta, con embrace ( han aparecido argollas a la altura del codo - umbo en alguna excavación) y forrada de chapas de metal de más de 3mm , sobre los 40 cm de diámetro, para el cuerpo a cuerpo.

Anónimo dijo...

Sigue circulando el falso mito de que los escudos vikingos no llevaban tiracol (una especie de cincha, para transportar a la espalda o sostener al frente el escudo).

Los escudos grandes se fijaban al drakkar, el navío vikingo, en la hilera superior, la borda, y se llevaban al campo de batalla, muchos kilómetros tierra adento; necesariamente tenían que tener fijaciones, no era suficiente el asidero para una mano.

http://ferroveritas.files.wordpress.com/2008/10/shield9.jpg.

Anónimo dijo...

Le recomiendo este último estupendo artículo:

http://www.hurstwic.org/history/articles/manufacturing/text/viking_shields.htm

Le aclarará muchos puntos.

Axil dijo...

Uhmmm... Estaba convencido de haber respondido a alguno de los comentarios de estos días, pero está claro que no lo publiqué correctamente.

Lo de cantear con metal lo tengo descartado, en recreación el borde metálico se mella y se convierte en una peligrosísima sierra agitándose a la altura de los morros. Como mucho, se usa cuero, y mejor cosido que tachonado.

No soy, ni de lejos, experto en escudos vikingos, pero en lo poco que me documenté tampoco vi restos de canteados metálicos. Hay que tener en cuenta que los escudos podían ser incluso más útiles si atrapaban el arma del contrario que si simplemente la hacían rebotar; pero eso ya son hipótesis mías.

Y, efectivamente, en alguna parte he visto alguna ficha arqueológica de escudo vikingo con argollas en la parte posterior, como el que enlazas de mi amigo que confía en el hierro (¡Ya ni me acordaba de su blog!). Sí, muy probablemente fuera para algún tipo de tiracol, o al menos para fijarlo durante el transporte; aunque no parece que fuera lo habitual: hay muchos hallazgos muy bien conservados y sin nada parecido a esas argollas; yo pondría el tiracol muy en entredicho como práctica habitual.

Y muy interesante la entrada sobre técnicas de combate con este tipo de escudo. Hay varias ideas perversas que no se me habían pasado por la cabeza. ¡Mola! :-)