domingo, mayo 20, 2012

Portillo 2012: Es una nube pasajera.

- Nah, tranquilo, sólo es una nube pasajera.
- Tenías que decirlo ¿verdad? Ya sabes lo que significa eso ¿no? Que ahora esa frase va a tener que ser el título de la entrada de mi blog, porque nos va a llover hasta que nos ahoguemos. Bocazas.

Ésta fue, poco más o menos, la conversación que tuve el viernes con mi amigo David, cuando nos pilló el primer chubasco en Portillo y todos nos refugiamos bajo arcos y toldos.


Y es que este año, de una fuñetera vez, pude por fin acercarme al evento que organizan en Portillo los castellanos Caballeros del Duero, donde nos reencontramos con el más puro y auténtico espíritu de la recreación. Es decir: nos hizo un tiempo de perros y nos llovió a cántaros. Otra vez.

Y mira que el castillo, del SXV, es muy, pero que muy bonito.


Los Caballeros del Duero lo habían preparado todo estupendamente para poder montar una fragua allí mismo, y la gente de, no sé muy bien si era la Asociación de Amigos de los Castillos, o de Patrimonio, se desvivieron ayudando a montarlo todo el mismo viernes (thanks!).


Lástima que, con la lluvia, el fuelle se pasara más tiempo envuelto en plástico y arpillera para protegerlo que funcionando. Creo que en total pude hacer... ¿cinco caldeos? del cuchillo que quería haber hecho allí.


Una auténtica pena, porque el evento prometía. Fantástica la nocturna búsqueda de la reliquia robada, con campestres emboscadas a la luz de las antorchas, y con alguno de los del Duero haciendo exhibición de sangre felina a la hora de bajar por las cuestas.


 Y fantástico incluir conferencias divulgativas en el evento, y fantásticas las expectativas... aunque pasadas por agua.


Del evento sacamos algunos ratos muy divertidos, y algunas conversaciones estupendas con gente de diferentes grupos: los mismos Caballeros del Duero, la mallorquina Compañía del Podenco Blanco, que tiene algunos interesantísimos planes para el futuro, Conca, Cámara, y algunos más que me estoy pasando por alto seguro...


...pero, desgraciadamente, a media tarde del sábado estábamos ya un poco hasta las narices, entre una creciente pachuchez, y una acumulada frustración con la adversa climatología que últimamente no parece perdonarnos ni un solo evento. Al final, decidimos tomar las de Villadiego y volvernos a Madrid el mismo sábado (el evento acababa el domingo) antes de mojarnos más.


Así que vaya desde aquí mi agradecimiento a los Caballeros del Duero por la invitación, por el más que considerable apoyo logístico para montar la fragua, y, sobre todo, por su soberbia hospitalidad. Y, también, mis más sentidas disculpas por irnos de allí de forma tan  apresurada y sin despedirnos de casi nadie (cuando tomamos la decisión de irnos, era ya algo tarde, y aún nos quedaban bastantes kilómetros hasta llegar a casa).

Creo que, para el próximo evento, voy a dejarme de SXIII y me voy a pasar directamente a la recreación bíblica.





6 comentarios:

JOU TOWERFAT dijo...

Saludos sensei José Vélez-Pepe Gáfez ( que mala suertee)lo tuyo es de libro de memorias...pasadas por agua, un saludo.

ISABEL dijo...

Debiste quedarte amigo mio. Hoy el tiempo nos hizo un guño e incluso los juegos infantiles anulados ayer por la lluvia han sido hechos hoy.
A veces no nos merecemos esto despues de tanto tiempo trabajando pero.... Te entiendo.
Te esperamos en la proxima ;-)
Por mi parte un placer haberte conocido

De Velasco dijo...

hombre lo del arca no es mala idea, asi cabemos todos dentro y montamos el campamento en ella!!!
Salud y animo hermano del metal!

The Great and Powerful Dark dijo...

Que putada lo del clima, de verdad deseo mejor suerte para la proxima.

David Templar dijo...

Quien me mandaría abrir la bocaza!!!!!!! Con las ganas que tenía yo de ver la fragua a todo trapo (por cierto, en directo, el fuelle es más impresionante que en fotos)

Nada, que tendrás que repetir el año que viene, asique prepararé una frase más adecuada para la entrada del blog... XD.

Un abrazo amigo. Nos vemos pronto.

Axil dijo...

¡Eso espero, David!