domingo, noviembre 20, 2011

Viejas herramientas para malla remachada (3): taladrar y remachar.

Ya lo sé, ya lo sé: tengo el blog bastante descuidado. Pues que sepáis que es culpa de Arant: no sé cómo se las ha apañado, pero nos ha convencido para juntarnos una vez por semana a jugar a rol, y eso me quita gran parte de mi tiempo libre. Y más, si me toca de master.

Y oye, que lo único que estoy haciendo últimamente es malla remachada, y eso se come unas cantidades tremendas de tiempo para unos avances casi inapreciables. Como suba el ritmo de publicación, me quedo sin nada que contar en un plis.

Pero bueno, al grano. Habíamos preparado herramientas semi-presentables para hacer los muelles y cortar las anillas; y para solaparlas y aplastarlas. Lo siguiente es preparar algo para taladrar el hueco del remache, y para cerrar el remache en cuestión.

Y, para eso, he descubierto una marca que fabrica productos de lo mas interesantes.

¿Cuándo narices voy a aprender a cobrar dinero por poner este tipo de cosas? Señores de la marca Gedore a la que estoy a punto de poner por las nubes, por favor, sean tan amables de ponerse en contacto conmigo para que pueda proporcionarles un número de cuenta al que efectuar una jugosa transferencia. O, en su defecto, una dirección de envío para hacerme llegar una muestra de productos para forja. (Oye, y si cuela, cuela)

Herramientas de forja... pero ¿qué demonios pretendo usar para taladrar y cerrar los remaches? En su momento, la punzonadora estaba hecha a partir de un alicate, y la remachadora a partir de unas tenazas. ¿Qué herramientas de forja pueden sustituir algo así?

Pues resulta que esta marca tiene una amplia gama de pinzas de forja, incluso en tamaños lo bastante pequeños como para poder utilizarse para trastear con anillas, y que, y ahora viene lo mejor, están hechas en hierro forjado, aparentemente a mano (tengo dos ejemplares del mismo modelo, y son ligeramente distintas)

En la página 18 de este catálogo están las pinzas; y para los herreros demasiado vagos para hacerse sus propias herramientas, también hay unas cuantas cosas bastante interesantes. Yo las he encontrado en la ferretería industrial Rubio, donde han sido extraordinariamente amables a la hora de ayudarme con los encargos de cosas raras que nadie más debe haberles comprado en años.

Uhmmm... vaya, parece que lo he vuelto a hacer. En fin, si los señores de la ferretería Rubio leen esto, ya me podrían hacer una rebajita en próximos encargos ¿no?

Centrémonos, que la cosa empieza a desvariar. Taladrar anillas. Y nada de tornillos raros asomando, así que empecemos por conseguir una pinza con bastante "carne" para hacerle un agujero en el que encajar una punta afilada. Para eso, a mí me gustó este modelo, el más pequeño, claro.

Aunque algo de trabajo por delante sí que hay.


Con un par de cortes, un rato de amoladora, y un pelín de lijado, dejamos la boca de estas tenazas convertida en un par de superficies suaves que cierren bien. ¡Ah! Y ya puestos, eliminamos el número que hay grabado en los mangos.


Ahora falta taladrarla para que quepa una punta afilada, y, en el otro lado, quede el agujero matriz en el que encajará esa punta. Tienen que quedar bien alineados, así que... ¿Por qué no hacer los dos agujeros de una sola vez?


La cosa es fácil, taladras una de las mandíbulas de lado a lado, y sigues un poco más, taladrando la otra mandíbula, pero sin llegar a atravesarla por completo. Calcula que te hará falta una profundidad de al menos medio centímetro para que el punzón quede firme.

¡Ah! Y asegúrate de que la pinza está bien sujeta mientras la taladras, o empezarás a partir brocas a montones.

Ya sabes que es precisamente con esas brocas con las que luego harás los punzones, dejando una punta afilada (cuidado de no destemplarla al afilarla) que asome un par de milímetros. Yo uso brocas de 1,5mm, y me parece que es un buen tamaño para empezar. Más gruesa, te van a quedar agujeros muy gordos, y más fina vas a tener problemas para manejarte con unos remaches diminutos.


En la foto puedes ver, ahí en el medio, la punta en cuestión. Va pegada con cianocrilato para que no se menee, aunque no sé por qué la he pegado ya tres o cuatro veces, y siempre se me vuelve a soltar...


¡Y ya tenemos punzonadora!

Así que vamos con la remachadora. En esta ocasión, nos vamos al más pequeño de los modelos de punta plana.


Éste es muy sencillo. Empezamos por un poco de lijado para eliminar aristas que puedan marcar las anillas, y nos aseguramos de que quede un buen encaje plano entre las mandíbulas.


La zona de la punta tiene que quedar bien pulida, que luego las anillas se marcan con una facilidad pasmosa.


Y ya sólo queda preparar los moldes para los remaches. El esquema de tres huecos que hice en las tenazas me da bastante buen resultado, así que lo he repetido.


Un primer agujero, bien profundo, para que el remache atraviese hasta el fondo. (Lo he hecho del mismo grosor que el de taladrar, pero creo que funcionaría mejor un poco más ancho).

Un segundo taladro del mismo calibre, pero con menos profundidad (a lo mejor un milímetro, o así) para que el remache empiece a cerrar sin riesgo de doblarse en lugar de aplastarse.

Y el tercero, algo más ancho, muy poco profundo, y de forma redondeada. Ojo con no pasarse de ancho o de profundo haciendo este último: es el motivo por el que yo sigo usando la tenaza, y por el que acabo de tener que hacerme con otro par de pinzas.

Y con esto terminamos por hoy. En la próxima entrada, con un poco de suerte, os pongo una demostración detallada del proceso de fabricar y tejer anillas.

Y, por supuesto ¡recortables!

13 comentarios:

JOU TOWERFAT dijo...

Eres un artista sensei, tienes una habilidad pasmosa, además de un taller muy bien surtido...Un saludo.

Axil dijo...

Y tú eres un pelota. Me temo que cortar un cacho de unas tenazas y hacerles un agujero no entra en la categoría de "habilidad pasmosa".

Te dejo un vídeo de auténtica "habilidad pasmosa"

http://youtu.be/xc24KB7u4oE

JOU TOWERFAT dijo...

Joooer, que tio, es como el del art attac peo a lo bestia, lo ves y parece tan fácil..¡ haa! para que no se te suelten los punzones de las tenazas yo provaría con un poco de poxipool, eso que son dos tubos y se mezclan. Yo cuando quiero pegar algo que ya no se suelte, como las empuñaduras de las espadas, es lo que uso.

Axil dijo...

Resina epoxídica, suena bien. ¿Sabes si se desintegra obedientemente al calor de un soplete? A la larga, la punta acaba por partirse, y siempre queda dentro del agujero un trozo de broca de acero rápido que te aseguro que no hay cristo que taladre. (Me consta que el cianocrilato se porta bien en ese sentido)

JOU TOWERFAT dijo...

¡Uff! eso ya ni idea pq jamás e tenido la necesidad de separar algo que e pegado con eso y lo que yo suelo pegar es madera con hierro, tendrías que hacer una prueba, no sé.

Messser dijo...

Los epoxis "normales" con calor se desnaturalizan y desaparece su accion de adhesivo... Con los especiales para metales o resistentes a altas temperaturas y presiones .. eso es otro cantar.
El cianocrilato se rompe porque es rigido cuando seca. deberias buscar un adhesivo ligeramente flesible como el gorilla glue o similar... o epoxis especificos, aunque lo ideal es soldarlo con estaño/plata y limpiar el sobrante.

Principiante dijo...

Hola a todos, después de mucho tiempo desaparecido vuelvo a la carga, ya no trabajo los fines de semana, asi que empezaré a ir a eventos, tengo en mente las bodas de Isabel de Segura.
Axil, ¿tienes información sobre alojamientos o algo así?
¿Tu vas a ir?
Tengo muchas cosas que hacerme antes del evento, casco, ropa... que estres! ...y que ganas!

Axil dijo...

¡Todo un motivo de alegría que por fin coincidamos! Parece que será del 16 al 19 de Febrero, y la convocatoria aparecerá en el foro de Fidelis, según dicen, hacia la semana de Navidad.

No localizo tu correo, y no está accesible en tu blog. Mándame un mensaje al mail de mi perfil, y te pongo al tanto de cómo suele ir la cosa.

Espe dijo...

He llegado a este blog a través del artesano principiante y creo que me quedaré por aquí. Lástima que los trajes medievales de chica no lleven cota de malla...

Axil dijo...

¡Bienvenida!

gabriel dijo...

Buenas.
He leído tu blog de cabo a rabo buscando cómo hacer bien una cota de malla por pura curiosidad y me he enganchado, me asombra tu evolución personal en el trabajo manual.
Ahora estoy haciendo ganchillo de galvanizado de 1,8mm,pero como soy de natural perrete me estoy haciendo útiles para mecanizar la tarea.

Enhorabuena por el blog.

Axil dijo...

¡Muchas gracias, Gabriel! Lo cierto es que sí, de no saber hacer prácticamente nada hasta poder hacer chapuzas cutres en varios gremios, la cosa ha cambiado mucho :-)

Anónimo dijo...

Solo quería aprovechar este espacio para desearte lo mejor para el año 2012. Mucho trabajo, mucha salud y suerte para cada uno de tus "proyectos".
Un abrazo ParidasMentales