jueves, enero 13, 2011

Haciendo cuchillos (1): A golpes con la hoja.

Vaaaale, vale. Ya está bien de hablar de la forja en vacío; así que vamos a ponernos serios y a explicar cómo hacer un cuchillo.

Hay dos formas de dar forma a la hoja de un cuchillo: por desbaste, o por forja.

Por desbaste es la forma más sencilla y directa: partes de una pletina de acero, y la cortas con la forma que vaya a tener el cuchillo. Y luego, a golpe de amoladora, le haces el vaciado.


Si has seguido un poco este blog, ya te habrás dado cuenta de que esas no son mis herramientas, ni mi lugar de trabajo habitual. ¡Premio! Eso es porque esa foto tampoco es mía, sino del magnífico tutorial que encontré aquí. Y, dado que nunca he hecho una hoja por desbaste, poco más voy a añadir.

Y el otro método es por forja. Es decir, pones el acero al rojo, y te lías a martillazos con él, hasta que sale un cuchillo. Hay discusiones sobre los beneficios más o menos perceptibles de este método respecto al desbaste, como aquí o aquí. Pero una cosa, sin duda, hay que concedérsela: mola mucho más, dónde va usted a parar.

Para hacer un cuchillo por forja puedes partir también de una pletina y ahorrarte un montón de trabajo, pero eso sería demasiado fácil ¿no? Si nos vamos a poner chulos, ya podemos hacer el cafre del todo y partir de una varilla sólida, que te va a dar lo mismo que sea redonda o cuadrada.

Y tampoco te creas que la varilla tiene que ser demasiado gruesa: te sorprendería lo que se estira el metal bajo el martillo. Las varillas que puedes obtener de los amortiguadores como el que enseñaba aquí son más que suficientes.

Hay dos escuelas: empezar forjando la hoja, o empezar forjando la espiga. A mí, en mi inexperiencia, me parece que es más fácil empezar por la hoja, aunque sólo sea porque es más sencillo sujetar la varilla a lo largo de todo el proceso.

Y es que, si la varilla es lo bastante larga, puedes sujetarla directamente (¡con un guante gordísimo de los de soldar con oxiacetileno, no con los finos que se suelen usar con la soldadura de arco!) y es más manejable.


Comenzamos caldeando bien caldeado el extremo de la varilla, y sacándole punta.

- ¿Ein? ¿Se refiere usted a ...?


No, hombre, no. Me refiero a darle de martillazos. Apoyas la punta de la varilla en ángulo sobre el borde del yunque (para que el yunque no moleste al golpear) y le das forma de pirámide cuadrangular.

- ¿Mande?

Que le das así:

Y vas girando la varilla 90 grados y la sigues golpeando, hasta que el extremo queda... pues, más o menos, como una de éstas.

Y después continúas aplanando la varilla hasta que la hoja del cuchillo va teniendo la forma deseada. Así (con el cuchillo visto en sección, no te vuelvas loco. El filo estaría a la derecha y el lomo a la izquierda):

Sí, lo sé. La hoja de un cuchillo tiene los lados paralelos, y luego sólo lleva un bisel que la va afinando hacia el filo. Pues no. En el SXIII no es [necesariamente] así, y toda la hoja puede estar biselada.

Mientras vas aplanando y dando forma a la hoja te van a pasar dos cosas feas: que se va a doblar hacia los lados, y que se va a curvar hacia atrás. Ambas cosas pueden corregirse a martillazos, así que tranquilo (no te cortes de meterle martillazos en el canto, no pasa nada) Y, si se curva demasiado hacia atrás, siempre puedes repasar la forma más tarde a golpe de radial.

Es importante que no te pases afinando la hoja, por dos motivos. Para empezar, el acabado a martillo es extremadamente rugoso e irregular, y por muy tosco brut de forge que lo quieras dejar, te va a hacer falta hacerle un mínimo desbastado y vaciado posterior; desbastado que va a adelgazar la hoja más de lo que imaginas.

El segundo motivo es más esotérico: si afinas demasiado el filo, ese acero, al rojo, descarburizará mucho más de la cuenta.

- ¿Ein?

Perderá demasiado carbono.

- Ah, vale... Esteeee... ¿Ein?

Que el acero se convertirá en un hierraco mucho más pobre, y perderá su dureza. Y, del filo, lo que tú quieres es que sea duro.

Así que la zona del filo debes dejarla un poco gruesa (he leído que entre 1 y 3mm... no tengo datos para ser más preciso) y afinarla más tarde.


Y a por el mango.

Un cuchillo moderno, casi siempre va a ser enterizo: la hoja se prolonga en un cuerpo plano a cuyos lados van sujetas las cachas que forman el mango. Vamos, como el que se curra aquí el figura (no os perdáis estos vídeos).

Un cuchillo medieval, en cambio, va a ser con casi total seguridad de espiga oculta. Así que nos toca sacar la espiga.

La espiga va a ser cuadrada y alargada, y para eso el truco es... darle muchos martillazos a la varilla, hasta que va quedando del grosor deseado.

Magnífica foto (cortesía de Yusuf) de Harald sacando una espiga. Sí, en este caso, empezó el cuchillo por ahí.

¿Y cómo se hace el punto de unión de la espiga con la hoja? Pues con buen pulso, y a martillazos en el borde del yunque. Utilizar la parte trasera de un martillo de peña puede ayudarte a mejorar la precisión y fuerza de los golpes.

- Vale, ya está; tengo la espiga del largo que yo quería, pero sigue de una sola pieza con la varilla original. ¿Cómo lo corto? ¿Con la radial?

Pues es una alternativa, pero mola mucho más hacerlo al rojo, con una tajadera. ¿Cómo que no sabes lo que es eso? Es una pieza en forma de cuña afilada que encaja en el hueco cuadrado que tiene el yunque. Apoyas encima la varilla al rojo, le metes un par de mazazos desde arriba, y cortas el metal fácilmente (¡Ojo! ¡Que, si no tienes ayudante, un trozo de metal al rojo se va a caer rebotando al suelo!)

Claro que, en caso de necesidad... también puedes usar un cincel.

Esto ya va pareciendo una hoja de cuchillo, así que a la parte mágica: templar y revenir.

Lo primero va a ser darle un normalizado a toda la pieza: la subes a temperatura de temple, y la dejas enfriar poco a poco, al aire, o, incluso mejor, entre los carbones de la fragua apagándose. De esa forma aliviarás tensiones del metal, y, en gran medida, evitarás que se doble al templarla.

- ¿¿Que se doble al templarla?? ¡Eso sería un desastre!

Pues sí, sobre todo si la hoja es grande, puede pasar. Pero, como dice el maestro Leonardo Daneluz: si no te gusta enderezar espadas, es que no te gusta fabricar espadas. Que no cunda el pánico, si lo has normalizado, no es normal que un cuchillo se doble. Y si se dobla, tampoco pasa nada: lo enderezas a temperatura de revenido (no te pases), y listo.

Del templado y el revenido ya hablamos aquí, así que no insistiré. Sólo un detalle: no temples la espiga, que cuanto más normalizada quede, mejor.

Y ánimo, que ya casi estamos, ya sólo nos queda el lijado y pulido. ¡Cuidado! Si calientas demasiado la hoja, te cargarás el temple: asegúrate de mantenerla siempre mojada y de no demorarte demasiado con la lijadora. Mucho cuidado sobre todo con el filo y la punta, que, al ser más finos, se calentarán antes, y es precisamente donde no quieres perder nada de temple.

Lo primero es darle la forma correcta al perfil de la hoja (fíjate en la pinta tan espantosa que tiene esa punta recién salida de la forja, y en lo irregular que es el filo)



Y a bajar los filos, con cuidado y calma. Puedes usar una lijadora de bandas, o un disco de lija para la radial como el que se ve al fondo de la siguiente imagen. ¡Ojo con no calentar la hoja!


Se nota la diferencia ¿eh? Terminas de pulir la hoja hasta el acabado que quieras, y ya sólo te quedará afilarla por el método que más rabia te dé. Y después...

...después te esperas a la siguiente entrada, que ya está bien de escribir.


----------------------------------------------------------------------------------
Desclamador:

Todo lo arriba expuesto que sea correcto me lo han enseñado Germán, Harald o Ferro i Foc. Lo que esté mal, es cosa mía.

19 comentarios:

Harald dijo...

jajajaa, muy chula la entrada XD, a ver si hago el tutorial de como encabar el cuchillo este finde y lo pongo, para que te ayude un poco.

una duda, este teruel vamos a "fraguear" o vamos a ponernos a pasar frio? XDXD,

Axil dijo...

Pues lo que digan los mayores...

Ramón de Luna Negra dijo...

Como siempre, una entrada muy coqueta y que no deja muchas dudas :)

Has visto aquel video del llutub de un sujeto que hace cuchillos con clavos para via ferea? se antoja -w-

Salud!

Dark the VampyrWülf dijo...

Vale, vale, me da ideas. Aunque en mi caso será por desbaste nomás.

Finalmente, quiero pruebas de corte ;)

Axil dijo...

Ramón: estoy seguro de haberlo visto, pero no lo tengo archivado. ¿Tienes por ahí el enlace, por ventura?

Dark: las pruebas de corte se demorarán; que aún tengo por delante no sólo hacer el encabado... sino aprender a hacerlo de una forma medio decente (de ahí lo que comenta Harald, que me lo tiene prometido)

...por no mencionar lo mal que se me da afilar en general; que los cuchillos de la cocina los tengo que parecen serruchos.

Germán dijo...

Si vais a "fragüear" en Teruel, avisadme que igual me acerco a ver cómo lo haéis (siempre se aprende algo nuevo)

Axil dijo...

¡Sólo por eso merece la pena presionar para poder montar la forja!

Miguel dijo...

Estimado Maestro Axil:

Muy interesante la entrada. Me va a ser muy útil, sobre todo para lo que tengo planeado en cuanto me termine de construir la fragua...
Aún estoy terminando de armar el fuelle. ¿Tendra tiempo de contestarme una pequeña duda que me quedó sobre aquellas entradas?
No he conseguido fieltro para las juntas de las válvulas en ningun lado. Mi querida madre, que es la que más sabe de esas cosas aca, me dice que no es lo mismo, pero lo más parecido que tiene es una especie de tela formada por hilitos sintéticos apelmazados, que por cierto, viene en colores muy llamativos. Mi duda es, ¿Que tan parecido será al fieltro que Ud. usó? Lo que mas me hace temer que el mio no sirva, es que yo me lo pongo en la boca y puedo soplar aire a través de la tela con facilidad, a pesar de que es bastante densa. ¿Se puede soplar o aspirar aire a través del fieltro que Ud. usó, o acaso es totalmente impermeable? ¿Que espesor debería tener? ¿funciona como lo sospecho, mejor cuando la presión del aire en la cámara lo comprime, o no me irá a servir de ninguna manera?

Como siempre, saludos y muchas gracias por sus publicaciones.

Axil dijo...

Miguel: posiblemente servirá, ten en cuenta que el aire no va a intentar atravesar el espesor del paño, sino el ancho que le pongas. Y, efectivamente, la presión del aire contribuye a cerrar más la tapa cuando hace falta, sellando mejor la juntura.

Yo usé paño de lana más bien gordito, de 1 ó 2mm.

Manuel dijo...

Lo primero FELIZ AÑO A TODOS..
Lo segundo.. En el caso de que necesite desfacer alguna duda o ayuda con el encabado (ayuda teorica se entiende) avise que sabe vuesa merced que estoy a su entera disposicion.

La pieza forjada esta de 10. La unica forjada por pi no esta en mis manos (pues fue un intercambio cuchillero entre integrantes del foro) pero haciendola sabe uno los esfuerzos, sangre, sudores y lagrimas que cuestan

Saludos a todos

Miguel dijo...

Si, lo tenía en cuenta pero es mejor estar seguro, que desarmar medio fuelle después...
La tela que tengo tiene unos 2mm. de espesor sin comprimirla.
Ahora, la última pregunta que me queda maestro y luego no lo molesto más! jaja!
¿Que espesor debería tener el contrachapado que forma las tapas de las válvulas?
Pregunto, porque he notado que es muy fácil que se deforme con la humedad si es muy fino y que quede tan curvado como una banana. ¿Unos 3 mm. servirán? ¿que espesor usó en el suyo?

Mil gracias!

Axil dijo...

Hombre, Messer, seguro que tú me puedes dar algún que otro consejo interesante; ahora te mando un correo.

Miguel: si me sigues tratando de usted no te respondo más dudas. Yo usé contrachapado muy fino 2mm o así, no creo que llegara a 3mm. Ten en cuenta que, aparte de no combarse, también tiene que ser ligero. Creo que el maestro Lupercio comentó que uno de los que él había restaurado tenía las válvulas de cartón, incluso.

Si estás en una zona muy húmeda y te preocupa mucho que se comben, siempre puedes pasar un poco de la historicidad y hacerlas de plástico...

Ismael dijo...

¡Ha pero que bien!

Creo que no hay mucho que decir más que espero ver esos cuchis terminados que ya se ve muy bien.

¡Saludos!

Messser dijo...

Contestado..
Hay unos videos muy buenos pra ver (aunque esten en ingless) pero no se si seria correcto poner enlaces de torrent y eso.

Miguel dijo...

Es que siempre he sido un tipo muy formal maestro, pero si a vos te parece mejor, puedo hacer una excepción.
La idea del plástico es genial! No se me había ocurrido...

Muchas gracias por tu atención!

Ferro dijo...

Bueno, estoy impaciente por ver esos cuchillos terminados.

Un saludo

Axil dijo...

Hombre, Ferro, claro que estás impaciente. Como que la hoja de las fotos la forjaste tú; que yo sólo le di un par de martillazos mal dados. Espero no desmerecer de tus encabados, maestro.

(Ya te pasaré un par de vídeos que me ha mandado Messer que te van a encantar)

Robin Cokk dijo...

pero q buen tutorial, justo estaba pensando en forjar un cuchillito cuando se termine de secar mi fragua, la contrui hace dos dias y quiero q se seque bien el barro refractario :P

Camila dijo...

Siempre he sido de comprar cosas diversas en cada viaje y me gusta conseguir distintos tipo de cuchillos ya que tengo una buena cantidad en casa. A través de mi lg tv tengo la posibilidad de ver distintos estilos