domingo, septiembre 02, 2007

XI jornadas medievales ciudad de Ávila: con cotas y a lo loco

Por fin he estrenado las galas que tanto trabajo y maldiciones me ha costado ir haciendo.

El pasado viernes, nos hemos pasado por las XI jornadas medievales de Ávila, con la sana intención de pasar un día entretenido y de hacer un poco el indio con atavíos de época.

Así que aquí os dejo una bitácora detallada del desarrollo del día:

08:00 Despierto, con ojos como platos. Es como el día de Navidad, en teoría no deberías estar despierto hasta dentro de un rato, pero estás tan ilusionado que no puedes seguir durmiendo. Pues nada, a revisar el correo y los blogs amigos, y dejar un par de comentarios para ir pasando el rato.

09:00 Suena el el despertador. ¡Pi pi pi piiii! ¡Pi pi pi piiii! ¡Pi pi pi piiii! Apagar el despertador. Vaya, me he embarcado en un correo interminable con un amiguete de la AEEA, viendo formas de hacer contera y brocal para una vaina de espada. ¡Ahora no puedo dejarlo!

09:30 Vaaaaale, ya he terminado el correo. ¿Qué hora es? ¡Ah! ¡Qué tarde! Corre, corre, corre, vestirse, sacar al perro...

10:00 Cargados de chatarra, camino del coche. Espero no tropezarme con un policía municipal por el camino, porque explicar lo de esta espada no iba a ser fácil.

- Cariño ¿lo llevas todo? ¿cartera, móvil, llaves del coche, la otra llave del coche?

- Sí, sí, claro. Todo, todo.

10:02 - Vale, espérame en el coche mientras subo a casa a por la otra llave del coche (Yo me muevo en moto. El coche lo cojo de pascuas a ramos, así que le suelto los bornes a la batería para que no se descargue. Ergo, necesito una llave de tuercas del 10 para poder arrancar el coche)

10:05 Salimos a buscar a C., un amigo que se apunta a la excursión.

10:30 Con C. en el coche (un Ford Fiesta, con la pegatina de "coche oficial de la expo '92", por cierto) camino de Ávila.

11:00 Como soy un rácano y paso de pagar el túnel de peaje, subimos por el puerto de Los Leones, que además está recién asfaltado. Pincho de tortilla en lo alto del puerto. El día pinta bien, hace un frío de narices para ser Agosto, voy a poder ponerme la gabardina que llevo de gambesón sin morir asfixiado.

12:30 ¡Pues sí que se tarda en llegar a Ávila por el puerto! ¡Y cómo está esto de coches! Finalmente, encontramos un hueco y aparcamos extramuros. MUY extramuros. Para ser exactos, muchas escaleras de diferencia extramuros.

Hemos decidido empezar la visita vestidos de civiles. Recorremos el mercadillo medieval, que, para lo que suelen ser estos mercadillos, es impresionantemente grande. Más o menos la mitad de la zona amurallada de Ávila está ocupada por el mercadillo.

13:00 Hasta el momento hemos conseguido pasar desapercibidos. Sin embargo, G. ha encontrado un bonito gorro de duendecillo, hecho de pelo de no-sé-qué, y no se ha podido resistir.

Empezamos a dar un poco el cante.

13:30 Hemos recorrido todo el mercadillo y conocido a un par de artesanos interesantes. El que hacía joyas en metal me miró un poco raro cuando le pregunté si vendía esa maravilla... que no era una joya, sino una de sus herramientas, un bloque de acero con caras convexas de diferente profundidad. Con muchísima amabilidad, me mandó a hacer puñetas.

13:45 Vale, vamos a comer, que luego seguro que es difícil encontrar sitio.

El idiota que dijo que en Ávila se come bien no tiene ni idea.

La anterior vez que quisimos comer en Ávila, fuimos de sitio petado en sitio petado donde no nos hacían caso, hasta acabar en un chino. Sí, acabamos comiendo en un restaurante chino en una ciudad amurallada de Castilla. Y, como además, yo llevaba entonces el pelo largo, y estaba de espaldas a la barra, me tomaron por una tía y me quisieron obsequiar con una bonita peineta. ¡Y yo llevaba barba! Tendríais que haber visto la cara de la camarera. Y es que, como dice SuperSantiEgo, la realidad es estupefaciente.

Esta vez, deseosos de degustar las deliciosas viandas de la localidad, cometimos el imperdonable error de meternos en un restaurante "típico", de esos que tienen la carta también en inglés. Toda una experiencia.

No sé quién les tradujo la carta, pero había unas chuletas de cabritillo traducidas como "fried kids" que daban que pensar. Sobre todo, porque el camarero era el tío más grande, más feo, y más borde que ha visto el gremio hostelero en mucho tiempo, tipo ogro malo. A lo mejor iba en serio la traducción.

15:00 Después de comer una viandas nada deliciosas (marditos restaurantes para turistas) nos vamos a visitar la exposición "Caballeros medievales. Los señores de la guerra" en la Casa de las Carnicerías. Una exposición decepcionante, una sala diminuta con reproducciones actuales y chapuceras.

Lo único un poco interesante, los guanteletes de la ilustración aquí arriba. Había unas hachas bastante impresionantes, y un ¿se llama trefilador, el cacharro con agujeros para hacer alambre? bastante mono. Por lo demás, G. se puso un poco de los nervios, porque el "taller de malla" se parecía demasiado a cómo suelo dejar yo el salón, con anillas, alicates y retales de malla por el suelo. Todo herramientas modernas y malla enfrentada, dejadas oxidar para parecer antiguas. Un asquito.

15:10 Aprovechando que el guardia de seguridad está hablando con la chica de la taquilla, inocentemente nos colamos sin que nos vean, subimos la escalera, y nos metemos en el camino de ronda de las murallas. Nunca había subido a las murallas de Ávila, son monas por su diseño, pero he visto caminos de ronda mucho más interesantes.

15:30 Afortunadamente, el otro extremo también tiene acceso a nivel del suelo, y no tenemos que dar explicaciones de qué hacíamos allí. Una urgente urgencia fisiológica que urgía mucho con extrema urgencia nos hace tomar unos cafés (y unos pacharanes) en un local del Mercado Chico.

16:00 Parece que la cosa va cobrando vidilla. No es que hayamos visto mucha gente caracterizada de época, pero sí lo suficiente como para atrevernos a dar uso a los trapitos del maletero. Salimos a extramuros y bajamos innúmeras escaleras para llegar al coche. Allí nos ataviamos de una forma extremadamente poco apropiada para un final de Agosto anormalmente cálido.

16:20 Como aún no me ha llegado el pedido que el muy pesado de Fernando Abad me dijo que llegaría para Marzo, tengo que sustituir el gambesón por una gabardina; las calzas por un pantalón de chandal; y las botas históricas por unas viejas de montar en moto.

¡Y venga a subir escaleras!

Lo de cruzar un paso de cebra con cota de malla y espada al cinto es algo que os recomiendo. Los conductores ponen una cara de lo más graciosa.

Cuando por fin llegamos a la pradera que se extiende bajo las murallas, yo ya sudaba como un pollo, y me había bajado el almófar en un intento de conservar el poco pelo que me queda. G., que iba de Bella y Graciosa Moza que Marchose a Lavar la Ropa, estaba algo más fresquita, pero yo, ya chorreaba.

Subiendo de esta guisa hacia las puertas, encontramos el campamento que estaba montando la gente de Battle Honours, donde... ¡SI! ¡Estaba Fernando Abad! Después de haber jugado al ratón y al gato durante meses, por fin coincidíamos, y ¡tenía mi pedido en la furgoneta! Así que ya tengo un montón de trapitos interesantes, de los que os hablaré en futuras entradas.

Yo sabía que algunos amiguetes de Leo Crucis (¡Hola, Josepe!) iban a estar en el mismo campamento, y que además se iban a llevar a Antonio "Piel de lobo" Expósito. Yo tenía planes para acorralar a Antonio contra un rincón de la muralla, y aplicarle torturas dignas de la Santa Inquisición, hasta que me confesara todos los secretos de cómo le hace al cuero esas cosas que le hace, pero, por desgracia, no coincidimos (ellos llegaban más tarde)

Bueno, el caso es que ya tengo el pedido que tanto tiempo estuve esperando. Ahora ya puedo ataviarme correctamente. Claro, que, un gambesón, con esta solana... va, casi que va a ser que no.

¿Y qué hacemos con este pedazo de bolsa? C., que iba de civil, fue un buen chico y se bajó hasta el coche a dejarla. Mientras, nosotros charlamos con un tío majísimo de los arqueros abulenses, que, aunque le duela, va a tener que añadir unos cuantos cientos de anillas al cuello de su cota para que no se le escurra por los hombros.

16:50 Y, de aquesta manera vestidos, nos internamos de nuevo en el mercadillo intramuros.

Allí conocimos a un alemán extremadamente afable de La Costurera Valiente. Un mercader muy majo, con el que hablamos varias veces a lo largo del día; y que, desde luego, no tiene en absoluto pinta de costurera (el perenne cuerno de cerveza en la mano, desde luego, no ayuda) Me impresionó muy favorablemente. Le compré una crespina (para poder ponerme el almófar sin sufrimiento) y el hombre me habló de las costuras que no le gustaban y el diseño no demasiado histórico, en lugar de centrarse sólo en el tejido de lino y en los puntos positivos. Y yo, eso, la verdad, lo agradezco enormemente. No sé cómo serán de serios para pedidos grandes, pero a mí el tío me encantó. Por cierto, tenía allí algunas armas y unos guanteletes estilo Maximiliano, de fliparlo.

Y así seguimos por el mercadillo. La experiencia de que te paren por la calle para sacarse fotos contigo resulta, cuando menos, desconcertante. Vale, uno ya sabía que llegaría ese día (mi abuelita siempre me lo dijo), pero la idea era que le reconocieran a uno por sus increíbles méritos, no por ser uno de los tipos vestidos más raro en toda la ciudad.

19:00 Y, así, tras darnos una vueltecilla, sin mucho más que reseñar, aparte de reponer líquidos con una cerveza muy poco histórica, concluyó nuesta visita a Ávila.

Para otro año, tenemos que plantearnos quedarnos todo el fin de semana, y no sólo visitarlo el viernes. Estoy seguro de que el sábado tiene mucha más marcha.

Y lo que más lamento, aparte de no haber pillado a Antonio, es no haber coincidido con el camarada Bakunin; pero claro, lo de casarse este mismo fin de semana le debía tener algo tenso.

Ya para terminar, os contaré que hoy es mi último día de vacaciones, así que, si no tenéis noticias mías en un tiempo, es por la depresión postvacacional. Buscadme al otro extemo de la soga.

16 comentarios:

Messser dijo...

Buena excursion a fe mia.
Lastima de la falta de esa buena comida (y lo que le acompaña, tranquilidad, espacio, ambiente, conversacion, sobremesa)

¿Tambien le pegais a Les Luthiers...?

Axil dijo...

¡Por supuesto! ¿Acaso lo dudabas?

Si es que uno de mis objetivos en esta vida es fundar Caracas en el mismísimo centro de Caracas. ;-DD

Arann, el Gauta dijo...

no entendi lo de caracas y yo igual veo les luthiers xDDD

Genail cronica maese, se veia bastante epica, lastima que no pudo aparecer mas por ahi...

ahora, en mi aporte de orfebre xD esos cubos llenos de oyos, que sirven para hacer esferas y undir laminas de plata de igual modo que el tocon de undir o.o las venden en cualquier tienda de herramientas de joyeria, los hay siempore en acero y bronce y su precio varia entre los 20 y 60 dolares mas o menos aunque a veces se encuentran mas baratos xDD y Si, trefilar es la accion de hacer alambre :P


genial tambien lo de tener al fin las cosas nuevas xDD

yo entre la semana pasada a una pseudo academia de esgrima, y ayer fui a entrenamiento con mis nueve kilos de cota...... termine muerto absolutamente y hoy amaneci con todos los musculos de mi cuerpo entumecidos...y para que?? para volver a ir a otra junta ataviado en mallas y cascos y seguir combatiendo...... mi futuro augura gran agonia xDDD

ña

so nomas por ahora

Un saludo e Id con bien
Adios

Arann

Leon dijo...

Buena reseña! Y por cierto, bienvenido al fascinante mundo de convertirte en atracción turística! XDD

De verdad es fuerte eso de que te paren para retratarse contigo, pero más aún cuando te preguntan: ¿pero de verdad lo hiciste tú mismo?

Se te hincha tanto el pecho por el orgullo que casi revientas la cota jajaja

Ojala pudieras poner mas fotos del mercadillo si las hay. En los eventos de por aca, los mercadillos son bastante raquiticos, algo de malla, pesimas reproducciones chinas de espadas y artículos "dark" :S

Manuel dijo...

Esto es un off topic mas gordo que tu GREATHELM y espero que me lo permitas pero me toco la fibra...


Cantata del Adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras, de sus hazañas en tierra de indias, de los singulares acontecimientos en los que se vio envuelto y de como se desenvolvió.

...........

Don Rodrigo: al llegar cerca del mar, rogué que no se extinguieran mis fuerzas, que entonces eran por demás flacas, me inspiré tomando el nombre de los indios del lugar y en aquel hermoso lar fundé Caracas.

Relator: Chucurrrucu chacu....

Don Rodrigo: Funde Caracas, y acerté a fundarla en tan hermoso valle

Relator: Fundó Caracas dice...

Don Rodrigo: En tan hermoso valle

Relator: Guenguengue guenguengue (burlándose).
Acerté a fundarlaaa. Acertó a fundarla y tanto acertó que la fundó en pleno centro de Caracas, que ya estaba fundada, y el no lo vio.

Don Rodrigo: Y bueno hombre con el apuro

Dark the VampyrWolf, Nihil Dei est dijo...

¡¡¡ARANN!!! ¿¿¿Cómo que no conoces a Les Luthiers????

Yo el finde que viene planeo ir a la expo por sus 40 años, donde andan ellos entremezclados con la gente :D

La expo con las pálidas que mencionaron, debe molar un montón, ya quisiera yo no estar confinado a un recinto pequeño y cerrado cuando visto así T^T

Harald dijo...

pues yo estoy igual de perdido que arann XD.Axil que envidia me das ¡¡ yo tambien quiero pasear por una feria medieval con mis armamentos,que envidia me das y encima en avila con lo chula que está XD,ahora es verdad que ahí hace mas frio que aquí,cuando yo fuí estaba hasta asustado del frio que hacía y tampoco comí muy bien ahora bien que los chuletones que compramos y que nos comimos en casa si que estaban buenos XD

Manuel dijo...

En el año ene le que fui a Maderuelo iba de monje y me lo pase de escándalo.
Ademas me quisieron comprar el traje con la capucha porque era lo único que mantenía quieto y tranquilo a un niño. Sus padres estaban agotados¡¡¡

Lastima de no haber podido llevar mi armeria encima...

Arann, el Gauta dijo...

Dark xD, yo si ubico les luthiers, de hecho son como el tema recurrente con los amigos.... pero no entendi lo de caracas o.o

Axil dijo...

Pues no os creáis que estos mercadillos medievales son demasiado chulos. El de Ávila, porque es muy grande y porque va cierta gente más puesta; pero he estado en varios, y suelen ser cuatro puestos en los que se venden jaboncitos y artesanía sin ninguna relación con lo medieval.

El único puesto de venta con material medio decente, era el de "La costurera valiente", todo lo demás eran que si bisutería, que si cacharritos de madera, que si cinturones, que si juguetes... vamos, cosas que también puedes encontrar en un mercadillo que no tenga la etiqueta de "medieval"

Manuel dijo...

Lo medieval y artesano vende...aunque tenga poco de ambos

Harald dijo...

eso es verdad,no son para tanto,pero yo me lo pasé pipa con los 14 años cuando vino un herrero a la feria XD me pasé la noche dando martillazos,antes solo había machacado hierro en frío,y como dice mi abuelo "dar consejo a un muerto y machacar hierro en frío es trabajo perdio"(toma reflán chulo XD)
eso no quita que me des envidia,paseando con tu espada y nadie te puede decir nada,porque no te dijeron nada no?tienes que sentirte muy poderoso,casi intocableXDD

Botax dijo...

Jo, ke envidia. el peke lo hubiera pasado bien. Esto de las vacaciones (yo SI SIGO de vacaciones) sin poder salir es un autentiko cognazo. Por cierto, eso de ke te miren raro por la calle, no creo ke te parezca tan novedoso...(aunke ke yo recuerde, no te habían pedido nunca una foto, eso si ke no..)

Por cierto, de parte de mi peke, ke acaba de ver la afotos ¡HALAAA, COMO MOLA! Y le dejan ir así por la calle???(lease con cierta entonación de envidia)

Leon dijo...

Jajaja perdón, yo se que hay ya una nueva entrada, pero viendo el último comentario de Harald y de Botax respecto de Avila, no pude evitar la anécdota:

En una feria a la que asistí ataviado y armado a la Bravehearth, en la entrada del recinto le revisaron el bolso a mi esposa ¡para ver si no traia armas! XDD

Ella por supuesto no lo podía creer: "como es posible que me pasen revisión a mi, si tu traes una espada de 1.30 m" refiriendose a mi claymore escocés XDD

"Querida" le dije muy serio "eso fue para asegurarse que no trajeras un arma que no correspondiera a la época" jajaja, por demás decir que esa noche dormí en el sofá con el gato. XDDD

Axil dijo...

Sólo puedo decir en mi descargo que la espada era negra... y que teníais que ver el arsenal que estaban descargando los de Battle Honours.

Botax: habrá que llevar al pequeñajo a la próxima.

León: no sé, pero me imagino a tu mujer pasando un mal rato mientras le preguntan por esa peligrosísima tijera de uñas, mientras tu ruedas por el suelo entre carcajadas.

Uhm. No. Es muy difícil rodar por el suelo con un claymore.

(Te ganaste el sofá a pulso)

Harald dijo...

JAJAJAJA,AL SOFÁ AL SOFÁ xd